El Gobierno rechazó el Procedimiento Preventivo de Crisis iniciado por la empresa Coca Cola - Femsa ante la Secretaría de Trabajo. Este viernes se realizó una reunión entre ambas partes para analizar las alternativas a la crisis de la empresa.

Según informó el periodista de La Nación Francisco Jueguen, las partes llegaron a un acuerdo para despedir 32 trabajadores en lugar de 75, a los que se les pagará el 100% de la indemnización.

El Proceso Preventivo de Crisis se inicia cuando la reducción de personal afecta a más del 15% de los trabajadores en empresas de menos de 400 trabajadores; a más del 10% en empresas de entre 400 y 1.000 trabajadores; y a más del 5% en empresas de más de 1.000 trabajadores.

El objetivo, según detalla la Secretaría, es tramitarlo "con carácter previo a la comunicación de despidos o suspensiones por razones de fuerza mayor, causas económicas o tecnológicas".

Esa medida le permite a las empresas efectivizar suspensiones y pagar menos por las indemnizaciones, así como bajar costos, abrir retiros voluntarios y flexibilizar parte del convenio de trabajo.