Gran parte de los trabajadores del shopping de Villa del Parque se enteraron por los medios del cierre del centro comercial que fue abierto hace 24 años y que atraviesa una crisis por la caída del consumo. Dueños de los locales manifestaron el malestar por la clausura repentina y aseguraron que desde años no invertían en publicidad. El shopping tiene contratados a casi 40 trabajadores, mientras que si se cuentan los locales, el total de empleados que quedarán en la calle ascenderá a más de 200.

"Yo me enteré por los medios, a mí la empresa no me comunicó nada, así que sigo acá como siempre aunque con incertidumbre", afirmó a El Destapeun trabajador de un local ubicado en el primer piso del Shopping que prefirió no revelar su identidad. La misma realidad padecen otros empleados de locales en la planta baja, donde predominan los negocios de indumentaria.

En el Shopping hay negocios de Kevingston, Ona Saez, Mimo & Co, Yenny y Arredo. El comercio tiene 40 trabajadores que se desempeñan en auditoria, seguridad, mantenimiento, cochera, administración y atención al cliente.

"¿Esto va a cerrar? ¿por qué si es tan lindo?", pregunta una mujer que es acompañada por su hija quien le cuenta la noticia a la entrada del shopping, que supo tener 54 locales abiertos en sus momentos de mayor esplendor. Hoy 13 negocios están cerrados y el cine no se abre desde hace dos meses.

dentro dos.jpg

"Por este negocio pago 80 mil pesos por mes y tenía contrato firmado para continuar. Ahora voy a tener que decidir si me instalo en otro lugar o cierro definitivamente. El consumo está complicado como para hacer una nueva inversión", afirmó una propietaria, quien cuestionó a la administración por no hacer publicidad y no renovar contratos de locales que vencieron.

En último piso hay una terraza gigantesca con un balcón que muestra la estación Villa del Parque del tren San Martín. Al atardecer, una pareja de 60 años se sienta al calor de los últimos rayos de sol. "Queremos disfrutar de los últimos días", contó el hombre llamado Jorge.

dentro tres.jpg

El gerente general del shopping Marcelo Chane había explicado a los medios que la crisis llevó a la caída del consumo y a la pérdida de la rentabilidad. “A la baja de ingresos, se suma el aumento de los costos que suben exponencialmente y no se aguanta más. Los dueños quieren hacer un cierre prolijo, no quieren llegar a dejar de pagar sueldos, quieren cumplir con todo, pero ya no tienen manera de financiar semejante situación”, sostuvo.