La crisis económica mostró su peor cara: la pobreza fue del 27,3% en el primer semestre de 2018, según el Indec. Mientras tanto, la indigencia fue del 4,9%.

En el segundo semestre de 2017 el porcentaje de personas por debajo de la línea de pobreza fue del 25,7% y la indigencia del 4,8% de las personas, por lo que ambos indicadores registraron números más altos.

Las subas mostraron las consecuencias de la crisis de empleo que hizo aumentar la desocupación y la megadevaluación, que licuó los salarios frente a la inflación.

Estadísticamente deben compararse interanualmente, lo que indica una merma de la pobreza. El dato del INDEC manejado por Mauricio Macri resulta más que llamativo, dado que en ese período aplicó tarifazos y aceleró la inflación, que impactan con mayor vigor sobre los sectores de menores ingresos.

Uno de los datos más duros que reflejó el informe fue el porcentaje de pobreza en la franja etaria que va hasta los 14 años: el 33,3% de los niños es pobre en Argentina. Además, el 8% es indigente.

Las cifras más duras respecto a pobreza se reflejaron en el Noreste con el 30,2%, el Noroeste con el 28,6% y el Gran Buenos Aires (GBA) con el 27,8%. Particularmente, en los partidos del GBA la pobreza alcanzó el 31,9% y la indigencia fue del 5,4%.

LEER MÁS: Récord histórico: el dólar se disparó más de un peso y cerró a $ 40,52