El nuevo protocolo de seguridad impulsado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, generó una ruptura dentro de Cambiemos que el Gobierno no vio venir. Y, como no podía ser de otra manera, quien desató la furiosa interna fue la diputada Elisa Carrió.

“Viola los derechos humanos fundamentales", afirmó Carrió en la red social Twitter, donde rompió el silencio sobre este tema.

La diputada despotricó contra ese proyecto, uno de los 40 del temario de las sesiones extraordinarias que convocó el Gobierno para diciembre y hasta se animó a plantarse al presidente Mauricio Macri: "No me importa lo que diga el Presidente", dijo tajante.

"Lo hablé con el Presidente en términos generales y lo respalda. Cree que esto ayuda a clarificar los casos en los que la Justicia ha condenado injustamente a policías por cumplimiento de su deber", afirmó en respuesta la titular de Seguridad.

Embed

A la interna se sumaron numerosos dirigentes de Cambiemos. El diputado José Cano, se refirió a las diferencias y expresó: ”Hay ámbitos institucionales para plantear las cosas, me parece que hay que agotar estas instancias primero”.

Por su parte, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, también apoyó el proyecto de Bullrich y dijo: "Derechos humanos y seguridad no son opuestos, sino que se complementan. Es parte del cambio cultural que estamos propiciando".

LEÉ MÁS: Lipovetzky: "Me parece válido el protocolo que plantea Bullrich"

En esta nota