El malestar del radicalismo por la pérdida de un lugar en el Consejo de la Magistratura y los cortocircuitos con el PRO aumentaron con el correr de las horas. Consultado por El Destape, Federico Storani, vicepresidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, aseguró que éste es un capítulo más en la historia de un espacio que "nunca fue una coalición de gobierno, sino una coalición electoral" y planteó la necesidad de no romper Cambiemos pero sí de que el radicalismo vaya con una lista separada a una gran PASO.

Storani explicó que la pérdida del espacio que el radicalismo ocupaba en el Consejo de la Magistratura "es un eslabón de una larga cadena que tiene un origen que es que ésto nunca fue una coalición de gobierno, sino una coalición electoral exitosa, necesaria".

En esa línea, el dirigente radical manifestó que "nunca se conformó como una verdadera coalición de gobierno, pero no solamente por una búsqueda de espacios de poder, es porque no hay ámbitos institucionalizados para discutir políticas sociales". Sin embargo, "cuando las papas queman, te llaman para pedirte una foto y después pasa el momento de crisis más aguda y todo eso desaparece".

En diálogo con El Destape, Storani recordó que en los inicios de la conformación de Cambiemos, "nos dijeron que las coaliciones tienen mal marketing porque en la sociedad quedó la idea del fracaso de la Alianza, por lo que era malo presentarlo así pero que no iba a haber problemas, pero nos empezamos a dar cuenta que no tenían voluntad política" de dar los espacios.

En ese contexto y con esos antecedentes, el 2019 se plantea como un futuro cercano que requiere definiciones: "En mi caso particular, soy partidario de concurrir con fórmula propia radical, dentro de Cambiemos". Storani aseguró a este medio que la "decisión más importante" de Cambiemos fue la vuelta del país al Fondo Monetario Internacional "y nunca fuimos consultados, fuimos comunicados como con muchas otras cosas, como la reforma previsional". Estas actitudes y decisiones "raspan y tocan fuerte nuestro ADN y cuando eso ocurre, hay que plantear una cosa diferencial".

Sin embargo, el dirigente remarcó que "una ruptura sería irresponsable, no queremos volver al pasado pero sí marcar diferencias y tener un grado mayor de autonomía con los bloques", para votar "las cosas que estén bien" y rechazar las que no.

En ese diferencial, Storani reconoció, sin "ninguna duda", que la imagen del Gobierno y, en particular de Mauricio Macri, bajó con el correr de los años "porque de las cuestiones que planteó como objetivos centrales de su gestión, prácticamente no cumplió ninguna".

El dirigente remarcó que el radicalismo hizo "advertencias" pero "no fueron tomadas en cuenta". Si bien "hay una mejoría institucional respecto a lo anterior, en las expectativas económicas y sociales estamos muy detrás de lo planteado inicialmente y eso impacta en la imagen del PRO", aseguró.

Finalmente, opinó sobre la figura de Elisa Carrió, también miembro fundante de Cambiemos, porque "no todo es `La República`". En ese sentido, aseguró que "a Lilita no la podés sacar del plano de la cuestión institucional, republicana, porque cuando se mete en cuestiones económicas y sociales manifiesta un enorme desconocimiento".

LEER MÁS: Alfonsín bancó que la UCR se defienda del PRO

Embed