Debido al aumento sostenido de la inflación, quienes tuvieron que tomar un crédito UVA deberán pagar una cuota similar a la que pagan quienes tomaron los créditos tradicionales con cuotas más elevadas pero con tasas fijas. Sectores de la oposición presentaron un proyecto de ley para proteger a los deudores.

Desde el Gobierno celebran el boom de los créditos hipotecarios, que se debe especialmente a la explosión de los créditos ajustables por la inflación, conocidos como créditos UVA (Unidades de Valor Adquisitivo) que se actualizan por el índice CER, el cual está basado en el índice de Precios al Consumidor (IPC). Sin embargo, por la suba de inflación que se prevé que en el primer trimestre del año cierre con al menos un aumento del 6,2%, los créditos UVA lejos de ser una política que favorezca el acceso a la vivienda propia, se convertirían en un grave problema para los deudores debido a que las cuotas están ajustadas al IPC.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

A diferencia de los préstamos tradicionales con tasas fijas del 20 por ciento anual y cuotas de alrededor de los 15.000 pesos por cada 1.000.000, los créditos UVA requieren cuotas iniciales de los valores de los alquileres. En este sentido, son la única opción para la mayoría de los que acceden a créditos hipotecarios. Sucede que una vez que se establece la cuota, la misma empieza a ajustarse mensualmente por la inflación del período. Si bien existe una cláusula que protege al tomador del crédito en caso de aumento del índice de precios y obliga a los bancos a prolongar el plazo, los salarios pueden no acompañar la inflación y el pago de las cuotas se convertiría en un grave problema.

LEE MÁS

Embed

En este marco, el analista financiero Christina Buteler, estudió el comportamiento de las cuotas de las UVA versus las tradicionales y explicó que quienes se endeudaron por UVA y comenzaron a pagar cuotas de $7915 en abril de 2016, pasarán a pagar una de $ 12.428 en abril próximo. Por otro lado, quienes tomaron un crédito tradicional con una cuota fija de $12.435, seguirán pagando lo mismo. Buteler tomó como referencia los créditos otorgados por el banco Santander.

LEE MÁS "Sube hasta 10% la cuota de los hipotecarios"

De esta manera los bancos son los mayores beneficiados dado que con un préstamo tradicional el riesgo de devaluación e inflación lo asume la entidad bancaria pero en los créditos UVA es el deudor el que toma ese riesgo y con la prolongación del plazo de deuda, las entidades bancarias pueden cobrar una rentabilidad real positiva.

Con el crédito UVA, el deudor asume el riesgo de la devaluación y la inflación

Al igual que con los créditos Argenta, otorgados por la Anses, a los los titulares de prestaciones como la Asignación Universal por Hijo (AUH), pensiones no contributivas y salario familiar, el Ejecutivo enuncia estos créditos como medidas para favorecer a diferentes sectores. Hay un supuesto deudor “libre” que debe aceptar reglas que no lo favorecen sin otras opciones para elegir. Hablamos de una libertad ficcional frente a un derecho básico como es el acceso a la vivienda propia.

La reacción del Congreso

Marco Lavagna, diputado del Frente Renovador, presentó esta semana un proyecto del ley para proteger a estos deudores. El articulado propone la creación de un Fondo Fiduciario de Compensación Hipotecaria para blindar los préstamos otorgados en UVA y de esta manera que la relación cuota-ingreso no aumente por encima del nivel que tenía en la primera cuota.

"Nuestro proyecto prevé un fondo que compensa cuando se hace difícil pagar la cuota del crédito UVA a causa de la inflación", expresó y añadió que cuando los sueldos le ganan a la inflación, el banco deberá destinar al Fondo una parte de la cuota, mientras que si se dispara la inflación por encima de los salarios el Fondo utiliza el dinero acumulado para garantizar que la cuota no aumentará más de lo que aumentan los sueldos, protegiendo al deudor.

¿Qué pasa con la inflación?

Pese las previsiones del Banco Central, según analistas privados la inflación no bajará del 2%. En este sentido para Elypsis llegará rondará en un 2,3% y para FIEL estará entre 2% y 2,5%.

El comienzo de las clases, el aumento de tarifas y nafta, junto con la suba del dólar, impactarán en los resultados finales respecto al índice de precios de marzo. De esta manera el primer trimestre del año cerraría con una inflación acumulada de alrededor de un 6,2%.