La crisis cambiaria hizo estragos y en el cierre del mercado, el Banco Central subastó U$S 500 millones de las reservas, de los cuales adjudicó U$S 330 millones. La intervención final fue para evitar una suba aún mayor, luego de la llamativa inacción del Central durante toda la mañana, cuando el dólar se disparó en forma frenética.

La megadevaluación llevó al dólar a un pico récord y lo dejó al borde de los $ 40: cerró a $ 39,77 según el promedio realizado por el Banco Central. En tan solo un día, la divisa se depreció más de $ 5.

Durante la jornada, la moneda estadounidense superó la barrera de los $ 40 en los principales bancos y casas de cambio de la City porteña.

La divisa cotizó a $ 37,87 para la punta compradora y $ 39,77 para la vendedora. En una semana el billete verde se depreció más de $ 8.

Embed

LEER MÁS: Estanflación, inflación reprimida y hambre: los pronósticos de los supermercados tras la devaluación

En esta nota