La devalución del 40% y los despidos masivos anunciados en diferentes dependencias del Estado generaron consecuencias negativas en el turismo. En el Valle de Traslasierra, en la provincia de Córdoba, enero pasado fue muy pobre tanto de ingreso como de ocupación turística.

Según el informe de Traslasierra Noticias, el primer mes del año la localidad ha sufrido una importante merma en la llegada de visitantes. La primera quincena tuvo una ocupación que en la mayoría de los rubros no llegó al 50% en promedio general.

En tanto que la segunda quincena, tampoco colmó las expectativas, ya que en pocas jornadas los principales destinos pudieron hablar de plaza llena. Para febrero, hay ciertas perspectivas de que sea mejor que otros años, aunque se descarta que llegue a cubrir el déficit que generó enero.

Embed

En esta nota