Si bien hablar de ella se volvió popular en los últimos años, la famosa “grieta” que divide a la sociedad argentina tiene sus orígenes en las más profundas raíces de nuestro país: hace dos siglos, los unitarios luchaban contra los federales y Domingo Faustino Sarmiento hablaba de “civilización y barbarie”, los europeos en contraste con los "salvajes" gauchos.

Un artículo de La Nación reflota algunos de los pensamientos más oscuros de esa época. Bajo el título “En Europa se consiguen argentinos...a la europea”, la nota celebra que, durante la final de la Copa Libertadores, jugada en Madrid “los argentinos muestran toques de europeos”.

De esta manera, enaltece el comportamiento de los y las hinchas que tuvieron el suficiente dinero para pagarse los pasajes y las entradas para viajar a España a ver el Superclásico más importante de la historia, que enfrentó a Boca contra River en el lejano estadio Bernabéu debido a que el Gobierno no pudo garantizar un operativo de seguridad eficiente en la Ciudad de Buenos Aires.

Embed

“Llegan imágenes de Madrid y los argentinos muestran toques de europeos: comparten fotos, salen en notas por TV, hablan civilizadamente, se hacen amigos en los vuelos”, sostiene el texto, quien se pregunta “¿Por qué sí en Madrid? ¿Por qué en el partido más importante de la historia del fútbol argentino, el de mayor carga emocional?”.

Embed

“Durante mucho tiempo nos maravillamos con la conducta de público y jugadores de Europa. Haciendo hincapié en el rótulo de subdesarrollo que nos hiere. Por unos días, sea por convicción o por el temor que infunde estar en el exterior, allí donde ‘no se jode’, la imagen cambió”, afirma el periodista.

Incluso, poco tiempo antes de los incidentes que tuvieron lugar en las inmediaciones del estadio de River con las apedreadas al micro de Boca, hinchas del Liverpool tiraron piedras y botellas al micro del Manchester City previo al partido de cuartos de final de la Champions League.

Embed

LEÉ MÁS: ESCANDALOSO: LA CONMEBOL REGALA ENTRADAS PARA QUE EL BERNABÉU NO PAREZCA VACÍO