El macrismo, a priori, perdió este viernes la mayoría especial automática en el Consejo de la Magistratura, aquella que le permitió confeccionar ternas y hasta remover jueces con facilidad.

La novedad surgió con el recambio del estamento que representa al Poder Legislativo en el consejo. Se trata de tres diputados y tres senadores, de los cuales dos van por la mayoría de cada cámara y uno por la minoría. Tanto en la Cámara alta como en la baja hubo acuerdo en el peronismo, por lo que esta fuerza política se quedó con cuatro de los seis cargos que se renovaban.

“Hay acuerdo para hacer un ‘bloque’ peronista entre los cuatro”

“Hay acuerdo para hacer un ‘bloque’ peronista entre los cuatro”, aseguran desde el Consejo, un órgano clave para la administración de justicia. Al menos, eso es lo que aseguran desde el entorno de los nuevos consejeros. “Graciela y Wado son muy proclives a eso”, indican, y cuestionan al saliente consejero Rodolfo Urtubey, quien “jugaba para sus amigos del Gobierno”.

LEE MÁS

Embed

De hecho, el salteño Pablo Kosiner, titular de la bancada pejotista en Diputados, se licenció de la presidencia de bloque para no estampar su firma y figurar apoyando ese armado. Quien rubricó la nómina fue el vicepresidente del espacio, el pampeano Sergio Ziliotto.

Con la maniobra de este viernes se modifica –sorpresivamente- la estructura del Consejo. El oficialismo, que descontaba renovar su mayoría especial automática, ahora deberá negociar con el peronismo o verá obstaculizadas sus iniciativas. Toda una novedad para el mundo judicial.

Cómo queda el Consejo de la Magistratura

Los nuevos representantes de los diputados en el consejo serán Eduardo “Wado” De Pedro y Graciela Camaño, presidenta del Frente Renovador. Como suplentes, ingresaron Vanesa Siley, del sindicato de judiciales, y el cordobés Martín Llaryora. Esta propuesta cosechó 131 firmas contra 121 de Cambiemosy aliados, que sólo logró mantener al alfil judicial del PRO, Pablo Tonelli. El radical Mario Negri perdió su banca en el consejo.

En el Senado también logró imponerse el PJ – algunos señalan que esta fue una de las razones por las que no se profundizó, al menos hasta esta semana, la fuga de ese espacio que se inició con José Alperovich y Beatriz Mirkin-.

El jefe del bloque justicialista, Miguel Pichetto, volverá al consejo y se espera que se muestre más alejado del oficialismo. Lo acompañará la santiagueña Ada Itúrrez de Capellini, como parte del acuerdo con el gobernador santiagueño Gerardo Zamora. Los suplentes serán Mario Pais –actual consejero- y Guillermo Snopek. Por la minoría, ingresó la radical Inés Brizuela y Doria.

Además de los seis legisladores mencionados el renovado consejo estará conformado por los jueces Ricardo Recondo –de la Cámara Civil y Comercial Federal-, Juan Manuel Culotta –juzgado federal de Tres de Febrero- y Alberto Lugones –de la Cámara Federal de San Martín; Diego Molea por los académicos; los abogados Juan Pablo Más Vélez y Marina Sanchez Herrero, vinculados a Cambiemos; y por el angelicista Juan Bautista Mahiques, quien seguirá siendo el representante del Ejecutivo.

Así las cosas, con que el "bloque peronista" logre el apoyo de un consejero más a la hora de votar –se especula con que podría ser Lugones o Molea- el oficialismo se queda sin mayoría especial (9 consejeros de 13 totales) y por ende sin la posibilidad de elevar ternas de jueces y remociones a piacere, como estuvo sucediendo desde que asumió el presidente Mauricio Macri. Con esa facilidad, Cambiemos logró arrasar la Cámara Federal porteña –instancia revisora de Comodoro Py- y designar cinco magistrados en la Cámara Federal de Casación Penal –máximo tribunal penal del país.