El Gobierno mandó a la Gendarmería a la puerta de las oficinas de los diputados en medio de la polémica reforma que saquea los haberes de los jubilados.

Lo denunció uno de los legisladores reprimidos y heridos ayer en la protesta frente al Congreso de la Nación.

Embed

"Así encontré la entrada a mi oficina. No se puede sesionar en este contexto de militarización. La Gendarmería que ayer reprimió, hoy está ingresando en un anexo de diputados", tuiteó el diputado Leonardo Grosso.

La frase fue acompañada por una foto donde se ve cómo los gendarmes coparon la puerta de Riobamba 73, a la vuelta del Congreso, donde se encuentran las oficinas de los diputados.

Embed

Por ello, el diputado pidió: "En virtud de los hechos ocurridos el día de ayer y la militarización a la que nos está sometiendo el Gobierno Nacional en el día de hoy, solicitamos a la Cámara de Diputados la inmediata suspensión de la sesión extraordinaria prevista para el día de hoy".

En esta nota