El plan del presidente del Banco Central, Guido Sandleris, cumplió un mes, y en ese lapso, el crédito en pesos al sector privado registró una caída récord de $22.721 millones. El desplome fue impulsado por una fuerte contracción de los créditos a las empresas, que profundizaron la tendencia que marcaban desde mediados de año.

Los adelantos en cuenta corriente en pesos, una de las herramientas más utilizadas por las compañías para financiarse a corto plazo, disminuyeron en octubre un 10,6% en términos nominales ($18.000 millones), mientras que el financiamiento mediante documentos en moneda local cayó un 6,2% en el mismo período ($17.000 millones). Fue la primer baja mensual desde febrero de 2016 (en esa oportunidad el saldo de financiamiento había restado $3.771 millones).

La suba de tasas que aplicó a principio de octubre el Central para estabilizar el tipo de cambio encareció de forma abrupta el crédito a las empresas. La tasa de los adelantos a cuenta corriente de 1 a 7 días se ubicó a un promedio de 78,78% el mes pasado.

Con préstamos más caros y la economía en recesión, la toma de créditos se contrajo con claridad. A esto se sumó que, debido a la crisis económica, los bancos endurecieron los requisitos de todas sus líneas de financiamiento.

LEER MÁS: El dólar se mantuvo estable y cerró a $ 36,60

Embed

En esta nota