La última jornada del grupo B en el Mundial de Rusia dejó jugadas polémicas en las que la herramienta de la tecnología tuvo un rol preponderante. Mientras que para España ayudó a rectificar un gol que había sido anulado por un supuesto offside, en el partido entre Portugal e Irán fue la excusa para cobrar dos penales insólitos.

España fue sorprendida por el eliminado Marruecos que, luego de un insólito error entre Andrés Iniesta y Sergio Ramos, arrancó arriba 1 a 0 con gol de Khalid Boutaib. El campeón en Sudáfrica 2010 lo empató de la mano de Isco tras una gran jugada colectiva. Sin embargo, el susto para España no terminó allí.

En el segundo tiempo, un cabezazo de En-Nesyri en el minuto 81 ponía nuevamente en ventaja a Marruecos y dejaba a España al borde de la eliminación. Pero sobre el final, el VAR tuvo su momento protagónico.

Un taco de Iago Aspas Juncal le daba a España el empate para tener un poco de tranquilidad en su paso a octavos pero el juez de línea levantó la bandera por un supuesto offside. Sin embargo, al árbitro le avisaron que el español estaba en la misma línea y convalidó el gol.

Así España clasificó primera en su grupo y se enfrentará en octavos con el anfritrión Rusia.

Embed
Embed
Embed
Embed

En el caso de Portugal, la tecnología tuvo un papel de mayor polémica. El partido arrancó trabado para ambos equipos que buscaban su pasaje a octavos de final. Los lusos lograron abrir el marcador con un golazo de Ricardo Quaresma cuando se terminaba el primer tiempo.

Ya en la segunda parte, un choque en el área a Cristiano Ronaldo no fue castigado en primera instancia con penal hasta que el árbitro revisó el VAR. Y aunque en la repetición la falta no era clara, el juez del partido determinó rectificar su decisión y cobrar la pena máxima. Ronaldo no lo ejecutó de la mejor manera y el arquero iraní Alireza Beiranvand lo atajó y le daba esperanzas a su equipo.

Cerca del final, un centro al área portuguesa pegó en el brazo de un defensor sin ninguna intención, pero el árbitro decidió revisar la jugada con la tecnología. Insólitamente cobró penal para Irán que cambió por gol Karim Ansarifard y le dio suspenso a la definición por el segundo lugar.

Portugal logró defender el empate y así clasificó en segundo lugar y se enfrentará a Uruguay en octavos de final.

Embed
Embed

En esta nota