Venezuela sufrió un intento de golpe de Estado el cual fue orquestado semanas antes, con Estados Unidos a la cabeza y el apoyo de países de derecha alineados con el gobierno de Dondald Trump para sacar de su cargo a Nicolás Maduro, reelecto con casi el 70% de los votos.

Embed

Curiosamente, un día antes del intento de golpe de Estado, Mike Pence, el vicepresidente de Estados Unidos, difundió un video con un mensaje para los venezolanos en el que expresó "el apoyo absoluto de los Estados Unidos" al derrocamiento porque "Nicolás Maduro es un dictador sin derecho legítimo de poder" que "nunca ha ganado una elección libre y justa".

En ese sentido, el mandatario norteamericano aseguró que su país "apoya la valiente decisión de Juan Guaidó (...) de declarar a Maduro como usurpador y pedir el establecimiento de un gobierno de transición". Un día antes del intento de golpe de Estado.

LEER MÁS: El mensaje de Maradona a Maduro en medio de la avanzada opositora

La intromisión de Estados Unidos en países de la región, con el armado de golpes de Estado, no es novedosa: ocurrió en Cuba en 1952; en Guatemala y Paraguay en 1954; en República Dominicana en 1963; en Brasil en 1964; en Panamá en 1968; en Chile y Uruguay en 1973; en Argentina en 1976; el fallido intento de golpe en Venezuela en 2002; en Haití en 2004 y en Honduras en 2006.

Pero, en esta ocasión, nuestro país también pudo estar detrás del armado contra Nicolás Maduro. Según confirmaron fuentes oficiales, Mauricio Macri se comunicó con Guaidós una semana antes de que intentara realizar el golpe de Estado en Venezuela.