El martes 7 de agosto, bajo una intensa lluvia en la plaza de Bolívar, en el corazón de Bogotá, Iván Duque asumió la presidencia de Colombia. Como suele suceder en los traspasos de mando, se espera que el discurso de apertura permita vislumbrar algunos lineamientos de lo que será la nueva gestión. Después de realizar un diagnóstico sobre el país que recibía, Duque pidió que no hubiera más divisiones de izquierda y derecha, ni entre neoliberales y socialistas.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

Sin embargo, sus palabras quedaron opacadas por el virulento discurso del presidente del Senado, Ernesto Macías, que lo precedió y sorprendió a propios y ajenos. Después de elogiar profusamente al expresidente Álvaro Uribe, se dedicó a denostar a Juan Manuel Santos. Describió un país en estado catastrófico y, dirigiéndose a Duque, le fue señalando los males que azotan a Colombia, precedido por la frase “hoy recibe usted un país…” etc., etc.

Así, entre otras cosas, dijo que Duque recibía un país endeudado, con una caída de producción de café y petróleo, el asesinato de más de 300 líderes sociales en dos años y “atemorizado” porque habían regresado los crímenes a militares y reaparecido los secuestros y la extorsión.

Además, acusó directamente a Santos de haber desconocido el mandato popular cuando avanzó en el proceso de paz desconociendo el resultado desfavorable del plebiscito realizado en octubre de 2016, cuyo principal opositor fue Uribe, y Duque su jefe de campaña. Macías también responsabilizó a Santos de entregar un país con “el deshonroso récord de ser el primer productor de coca del mundo”. Después de ver ambos discursos uno puede pensar que Macías dijo lo que Duque piensa pero no se atrevió a decir en público.

El presidente Duque proviene de la misma matriz ideológica que Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, aunque algo se quebró entre los dos primeros y el presidente saliente. Y, si en su discurso, Duque no mencionó la tensa relación de su país con el gobierno de Venezuela, dos días antes de su asunción y sin medias tintas, Uribe dijo por Twitter que había llegado la hora en que los soldados de Venezuela removieran a “Maduro y su régimen”. En paralelo, fue grabado en una reunión privada diciendo que Estados Unidos debía promover esa decisión.

Soplan vientos de cambio en Colombia. ¿Traerán consigo tiempos de revancha contra Juan Manuel Santos?

NOTA PUBLICADA EN CNN EN ESPAÑOL