La crisis económica impacta en los negocios que día a día bajan sus persianas al no poder afrontar los gastos. Esta vez le tocó a la cadena Musimundo. La cadena cerró otros tres locales emblemáticos en la Ciudad de Buenos Aires: el de Caballito y el de los shoppings de Abasto y Liniers. Así, son en total 30 los cierres de sus sucursales en todo el país.

El cierre de estos nuevos tres locales en los shoppings porteños fue por decisión de Electrónica Santa Fe, socio de la empresa chaqueña Carsa.

Las sucursales que cerraron están ubicadas en tres de los principales centros comerciales porteños. El costo de los alquileres y una fuerte caída en las ventas fueron los motivos por los cuales se dio el cierre.

Los primeros diez locales cerrados este año estaban ubicados en Callao y Corrientes, CABA; Mercedes; Saladillo; Pehuajó; Bragado; Chivilcoy y Trenque Lauquen en la provincia de Buenos Aires. Hubo cierres en Neuquén, en Famaillá y Banda del río Salí en Tucumán, entre otros.