A principios de noviembre, el bloque del oficialismo porteño en acuerdo con el sector de Martín Lousteau aprobaron en la Legislatura porteña la ley presentada por el Gobierno para reformar las condiciones de empleo de los trabajadores del sistema público de salud. Los gremios calificaron la medida como un avance de la flexibilización laboral en el área. Frente al avasallamiento del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, médicos, enfermeros e instrumentistas marcharán el próximo miércoles para exigir que se vete la ley.

La reforma en la carrera de salud, además, dejó por fuera a enfermeros, instrumentistas y otros profesionales que están vinculados a la rutina diaria del hospital. Esto provoca que los profesionales perciban un salario menor al de cualquier médico ya que para la Ciudad, su rol responde a la carrera de administración.

El expediente fue aprobado entre gallo y medianoche, mientras afuera de la Legislatura se desplegaba una masiva movilización contra la iniciativa del gobierno porteño que modificó la ordenanza que regía la carrera profesional hospitalaria desde 1986. El proyecto, en tanto, fue rechazado por Unidad Ciudadana, el FIT y los demás espacios opositores.

Los enfermeros e instrumentistas no estaban incluidos en la carrera de salud en la ordenanza anterior, a pesar de ser el profesional que más contacto tiene con el paciente en un centro de salud. Pero esta reforma tampoco los incluye y los excluye de la palabra “profesional” y los coloca como “administrativos” cuando su lugar de trabajo está lejos de un escritorio.

enfermeria.jpg

“La reforma está pensada para los médicos nada más ya que no está incluido todo el personal que trabaja en salud porque no incluye a los enfermeros e instrumentistas cuando tenemos matrícula profesional y una licenciatura. Esto implica que no nos pague lo que corresponde”, advirtió la enfermera del Hospital Alemán, Adriana Villani en diálogo con El Destape.

Las consecuencias de que los enfermeros no estén contemplados en la carrera de salud es que “el sueldo es mucho menor a lo que deberían cobrar, no poseen licencias por estrés, ni capacitación en el lugar”.

En tanto, el oficialismo justificó la decisión de no incluirnos en que “existe un porcentaje de enfermeros que están licenciados mientras que otro porcentaje no lo está”. Ante esto, el diputado del FIT, Gabriel Solano, advirtió que “quieren equilibrar para abajo” y, por eso, presentó un proyecto para que se incluya a los enfermeros y enfermeras en la carrera y los que no hayan concluido la licenciatura, reciban la capacitación necesaria para llegar al título de licenciado.

enfermeria1.jpg

El representante de la Izquierda explicó la desventaja que representa para los profesionales no pertenecer a la carrera de salud y seguir formando parte del escalafón de trabajadores estatales: “Si sos partes de la carrera de salud, tenes mejor salario, una jornada laboral reducida, formación y capacitación”.

El reclamo de los enfermeros e instrumentistas viene de hace años, por eso, en la reforma presentada por Larreta se esperaba que diera respuesta a ese reclamo, pero, por el contrario, “se incluyeron carreras como psicopedagogía, antropología, ciencia de la educación pero dejaron afuera a la más importante que es enfermería”.

“Nosotros estamos en contacto permanente con el paciente, hacemos la tarea de kinesiólogo porque no hay un kinesiolólogo las 24hs. Manejamos la complejidad que tiene el paciente en ese momento, no nos pueden dejar afuera. En vez de nivelar para arriba, siguen nivelando para abajo”, arremetió Villani.

La otra cara de la reforma

Para los legisladores de la oposición y los gremios, la ley atenta contra la estabilidad laboral, precariza el trabajo de los médicos, flexibiliza el labor de los profesionales y habilita el funcionamiento de lo que será el Complejo Hospitalario Sur - eliminar cinco hospitales para crear uno-.

LEER MÁS: El negociado de Larreta y Techint a costa de cinco hospitales porteños

“Con respecto a la flexibilización laboral, el proyecto fija la cantidad de horas semanales cuando es una facultad que tiene el convenio colectivo de trabajo, atenta contra la representación sindical y aumenta la cantidad de horas que tiene que trabajar un profesional", advirtió el legislador de UC Javier Andrade a este medio. "Después, otro artículo le otorga al Ministerio de Salud el poder de definir el traslado de un profesional, por razones que son muy generales”, indicó.

Embed

Carrera de Salud by on Scribd

Además, el diputado señaló que “se le prohíbe la posibilidad de concursar a aquellos profesionales que estén procesados, lo cual, va en contra del principio de inocencia que establece la Constitución nacional”. Y apuntó que se cierra el mercado laboral ya que “solo podrán acceder a cargos de conducción si cumplen con la antigüedad necesaria pero dentro del Gobierno de la Ciudad, es decir, queda cerrada la posibilidad para los profesionales que vengan de otro distrito”.

Bajo la misma línea, Solano apuntó que la normativa “quita estabilidad laboral ya que cada dos años los profesionales se van a tener que someter a una evaluación de desempeño que si te da negativa en dos oportunidades, perdés el puesto de laburo y esa evaluación de desempeño son manipuladas por la jefatura”. Asimismo, cuestionó que “las sanciones que se establecen para los médicos son muy genéricos como es la falta de respeto”.

Criticó, además, que Cambiemos “buscó aprobar este proyecto bajo el nombre de la transparencia pero los directores de los hospitales no van a concursar sino que van a ser designados por decreto y puestos a dedo por Larreta” y remarcó que esta nueva ley como la idea de realizar el monstruoso Complejo Hospitalario Sur “responde a una política de achique del sistema público de salud”.