Con duras críticas al Gobierno Nacional, cierra el boliche del barrio porteño de Palermo llamado Rosebar.

Era uno de los lugares bailables más grandes de la zona y más concurrido. Había logrado fama cuando se lo relacionó al fallecido fiscal Alberto Nisman.

Según diferentes versiones, el fallecido fiscal concurría a Rosebar cuando tenía a su cargo la causa AMIA. Allí mismo fue fotografiado.

El manager Guillermo Coppola fue uno de los primeros que habló sobre el tema, a dos meses de la misteriosa muerte de Nisman allá por enero de 2015.

"El fiscal iba a Rosebar con unos bombones increíbles", dijo. El ex representante de fútbol había contado que se cruzó varias veces con Alberto Nisman en Rosebar.

Ahora, porque debe devolverle el terreno al Gobierno Nacional que está contiguo a las vías del tren San Martín, debe cerrar sus puertas.

"Queridos amigos, les agradecemos todos estos años juntos. Por motivo de la devolución de tierras donde se encontraba el local al Gobierno Nacional, Rosebar cerró sus puertas. Por el momento trasladaremos el after office de los jueves al local Rose in Rio en Costa Salguero", afirma un escueto comunicado que envió por privado el boliche a sus seguidores en las redes sociales.

En esta nota