En medio de un fuerte operativo de seguridad, la izquierda se movilizó para repudiar la presencia de la directora gerente del FMI, la francesa Christine Lagarde, en la Argentina y rechazar el acuerdo con el organismo multilateral de crédito.

La protesta se llevó a cabo en la esquina de las avenidas Pueyrredón y Las Heras, en el barrio porteño de Recoleta, y no pudo acercarse hasta las inmediaciones del Centro de Exposiciones y Convenciones (CEC) por el importante operativo de seguridad dispuesto para resguardar la reunión de ministros de Hacienda y presidentes de Bancos Centrales del G20.

"Montaron un operativo muy grande, que cercena absolutamente el derecho a manifestarse", se quejó la legisladora porteña y referente del PTS, Myriam Bregman, que también cuestionó el "aparato represivo de (el presidente Mauricio) Macri para aplicar el ajuste".

En declaraciones a la prensa, la dirigente opositora señaló que "Lagarde tiene la difícil tarea de mostrar que hay un FMI distinto, preocupado por los sectores sociales. Pero es todo falso".

"Estamos repudiando la presencia de Lagarde y el FMI, que imponen un ajuste más duro y severo contra el pueblo trabajador", sostuvo el diputado nacional Nicolás Del Caño.

En ese marco, el legislador del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) reclamó "a las centrales sindicales la convocatoria a un verdadero plan de lucha con un paro nacional activo".

"Desde el PTS y el Frente de Izquierda decimos que no hay que cumplir ningún acuerdo con este Fondo explotador y opresor", manifestó por su parte el referente Christian Castillo.

Respecto al fuerte operativo montado en la zona de la Facultad de Derecho, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, había justificado que el Gobierno estaba "totalmente atento a lo que está pasando en el G20, trabajando en todo a lo que hace a la seguridad de las reuniones, ayudando en los aspectos logísticos para que la Argentina muestre sus capacidades y posibilidades en estos eventos tan importantes para el país".

Asimismo, la funcionaria nacional reclamó "orden, convivencia y respeto por los vecinos" a los sectores de la oposición que rechazan el acuerdo con el FMI.

"Que se moleste lo menos posible a la gente y que las cosas se hagan con la palabra y no con violencia", pidió la integrante del Gabinete, quien también cuestionó el "aprovechamiento o mirada política respecto a la presencia de Lagarde" y recordó que en la anterior reunión de ministros de Hacienda y presidentes de Bancos Centrales del G20 ya había participado la directora gerente del organismo multilateral de crédito.

En esta nota