El sindicato de maquinistas La Fraternidad se desligó esta tarde del siniestro ferroviario ocurrido anoche en la localidad bonaerense de Temperley y rechazó las acusaciones que hizo el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, a quien acusó de ser "es un enfermo de poder por pensar que el accidente fue intencional".

"Pretender que un trabajador va a ser dirigido por un sindicato para generar un daño solamente se le ocurriría a un enfermo de poder y un violento", sostuvo el secretario de prensa del gremio, Horacio Caminos.

En ese sentido, el dirigente subrayó que "todos los accidentes requieren una investigación de los peritos" y a la vez "evaluar los audios y videos" para determinar responsabilidades.

"Pretender que un trabajador va a ser dirigido por un sindicato para generar un daño solamente se le ocurriría a un enfermo de poder y un violento".

Caminos evaluó que la conferencia de Randazzo fue para "echar sombra de la lealtad de ese trabajador (el maquinista) e intentar ensombrecer la historia del sindicato".

"¿Qué tiene que ver con el cierre de listas? ¿Chocan dos colectivos y le vamos a echar la culpa a la organización gremial?", señaló el sindicalista Omar Maturano en diálogo con radio Del Plata.

De esta manera, en conferencia de prensa en la sede sindical ubicada en el barrio porteño de Balvanera, La Fraternidad rechazó cualquier tipo de vinculación con el siniestro ocurrido en la noche del domingo en la estación de Temperley que dejó un saldo de 41 heridos.