Recién ingresado, Gareth Bale anotó un verdadero golazo de chilena para volver a adelantar al Real Madrid en la final de la Champions League contra el Liverpool. Ahora gana 2 a 1.

El atacante había entrado pocos minutos antes lugar de Isco y podría ser el héroe de la final de Kiev gracias a la impresionante acrobacia que realizó tras un centro de Marcelo.

Embed

En esta nota