Familiares de Angelina Cáceres, la nena de 13 años desaparecida desde el 23 de diciembre de 2018 en Chaco, reconocieron la ropa que llevaba puesta cuando fue vista por última vez.

La pista clave que permitió encontrar el cuerpo fue conseguida a partir de datos que surgieron del peritaje al teléfono celular del único detenido por la desaparición de la adolescente, según informó El Tribuno.

“El fiscal Francisco de Obaldía venía trabajando con el celular del detenido, oriundo de Laguna Limpia, y junto a equipos de informática detectaron la triangulación de antena y otros datos que llevaron al lugar preciso. Los grupos de trabajo recorrieron la zona y el drone de la Policía halló el cuerpo”, sostuvo el comisario Alejandro Domínguez.