César González -o Camilo Blajakis- nació en el seno de una humilde familia en la villa Carlos Gardel, muy cerca del gigantesco Hospital Posadas, en el límite de La Matanza, Morón y Tres de Febrero, y es el mayor de ocho hermanos. Tuvo una juventud difícil, donde cayó en las drogas y la delincuencia. Ingresó en reformatorios y en el año 2005, con 16 años de edad, se encontró primero en el Instituto de Menores Luis Agote y luego en la cárcel de Marcos Paz, entre otros institutos, purgando una condena como cómplice de un secuestro extorsivo. Mediante la ayuda de Patricio Montesano, una persona que dictaba talleres en la prisión, comenzó a acercarse a la lectura y a interesarse por temas políticos, filosóficos y por obras poéticas. También fue Montesano quien lo estimuló a desarrollar la actividad literaria, a escribir poesías. En el tiempo que Cesar Gonzalez se encontró en el Instituto Agote, creó una biblioteca y la revista cultural ¿Todo piola?. César estuvo preso desde los 16 años hasta los 21. Al salir de la cárcel comenzó a cursar la carrera de Filosofía en la UBA y a los 21 años publica su primer libro, La venganza del cordero atado, que ya lleva tres ediciones. El título del libro hace referencia al disco Lobo suelto/Cordero atado de Los Redonditos de Ricota y, al igual que los discos de esta banda, es ilustrado por el dibujante Rocambole. Trabaja en la Secretaría de Cultura de Morón, donde organiza talleres literarios.

-Sos un conocedor de ambientes de injusticia y silencio, de golpes bajos a la estima, principalmente de los jóvenes ¿Cómo vivís la estigmatización que muchas veces se hace de los chicos villeros?
-Lamentablemente lo vivo como algo normal, que nunca dejé de ver en mis 26 a años de vida que elevo viviendo acá y que solo se interrumpieron en los 5 años que estuve preso. Si bien no niego los inmensos avances económicos y políticos consagrados en estos años, y que el panorama en la villa por un lado varió en cuanto a que hay más trabajo y eso se traduce en más guita circulando y eso es más progreso para las familias, lamentablemente la represión policial nunca cesó, al contrario creció. Y es normal como decía, ya que es parte de la naturaleza del funcionamiento del sistema capitalista en que vivimos, ya que una forma de lucrar y manejar las agendas mediáticas, hay programas de televisión que lucran con la llamada inseguridad y los noticieros lo usan como forma de instalar miedo en la gente y acrecentar el odio de clase, más que preocuparse por las victimas le importa lucrar, los políticos también usan la inseguridad para ganar elecciones, no porque les preocupe solucionar el tema, sacale la palabra inseguridad a la campaña de los principales políticos y se quedaron sin ideas, ya que es lo único que prometen, represión, balas, más policías, más cámaras, más control social. ¿De que hablarían los grandes medios y los políticos si no habría inseguridad? Necesitan que exista para que ellos existan. Con la inseguridad se justifican muchas atrocidades en varias áreas del sistema por eso seguirá estando como idea hegemónica. Foucalt lo expresó muy bien en sus libros sobre la cuestionas de las sociedades disciplinarias y en la cuestión del poder, en una sociedad donde el poder está presente en toda relación humana y con un esquema donde hay uno que lo ejerce sobre el otro, eso se trasmite a que debe haber alguien siempre más abajo, y por lo tanto en algún momento habrá un fondo, alguien debajo de todos, una clase que mantenga las comodidades de otra clase, y esa es la clase social de los villeros, la clase con menos poder de todas las clases. En cuanto a los jóvenes villeros y su estigmatización allí también lo que sucede es normal, se necesita un ente que justifique la masividad del control social, se necesita que la gente tenga miedo para tenerla más controlada y que no escape a la estructura capitalista, que dedique su tiempo a trabajar, a disfrutar los fines de semana lo que trabajó y el resto a tener miedo, rechazo y odio hacia alguna subjetividad colectiva, en este caso en Argentina es al pibe de las villas, pero es un fenómeno mundial, expandido a través del imperialismo y su globalización, en cada sociedad del mundo hay un chivo expiatorio para justificar el control social, es decir, inundarnos de policías, de cámaras, de represión, y fundamentalmente de vanos deseos sobre objetos de consumo, para tenernos idiotizados. En Europa ese odio se ejerce sobre el inmigrante árabe o africano, en Estados Unidos sobre el inmigrante latino, en Japon odian a los chinos, en China a los japoneses y asi encontrarás que esto sucede en cada sociedad del mundo.

-como publicó hace unos días una revista- se habla de un boom de lo marginal ¿que te dice esa idea?
-Que es una idea falsa, y hasta con cierto fascismo escondido, el micro fascismo del que hablaba y cito de nuevo a Foucalt. Lo marginal si es marginal no es boom, lo marginal es lo que se margina del sistema, lo negado, lo que está pero es tomado como inexistente, según Alan Badiou, existe pero actuamos como si no existiese y eso pasa con los villeros. Ahora si reconozco que hubo una gran apertura mental en Argentina en los últimos años gracias a este gobierno, volvió a hablarse de política, volvió el análisis histórico, hoy sabemos diferenciar luego de décadas de oscurantismo, de una sociedad adormecida y estupidizada, hoy gran parte de las masas están informadas, hoy las masas ya no se compran fácilmente los discursos de los mass-media, hoy hay una juventud que se involucra y participa, se recuperó cierta mística que la dictadura arrancó de cuajo por medio de la tortura, y esta mística es la de la conciencia, de la solidaridad con los sectores históricamente negados, la de al menos intentar construir un modelo nuevo de convivencia y eso permite que quizás hoy haya un público interesado en conocer la producción artística de la gente de la villa, ya no desde una perspectiva zoológica, de a ver que truco me hacen estos orangutanes, sino a ver que tienen para decir, para cantar, etc. Pero lejos está de ser un boom, además vuelvo al principio el microfascismo está en tratarlo como un boom, si vos lo planteas así decís que es una cosa pasajera que se termina rápidamente, que es efervescente, y acá lo importante es que sea algo normal, que los villeros tengamos las mismas posibilidades que cualquiera de acceder a las herramientas artísticas, y eso a un no está pasando, porque las herramientas del arte están en manos de las clases dominantes, que consideran al villero como un ser inferior, incapaz de hacer arte. Si bien no generalizo, las productoras, editoriales o instituciones de crédito estatales que contratan a un villero artista son escasas, son la anomalía más que la regla.

-Sos un forjador de tu propia historia, de tu destino. ¿Que cosas consideras que se pueden cambiar a traves del arte?
-El arte en sí no cambia nada, el arte es dominar una técnica, una estética y principalmente una manera de ver y percibir el mundo, pero en sí mismo no es nada, puede servir en caso de que muestre lo inhumano de nosotros y lo que debería cambiar, pero el arte también es un elemento usado para reproducir este mundo oscuro, perverso, sin amor, el arte ha sido siempre un privilegio aristócrata, determinado siempre por lo material, por la clase en que naciste. En mi caso particular el arte sirvió para darme una antorcha en la caverna y poder salir a la luz y transformarme como sujeto, para sentirme creador y no un número más de la matrix judicial, pero poco o nada puede hacer el arte para cambiar una sociedad, si fuera así con la cantidad de brillantes artistas que tuvo la historia de la humanidad el mundo debería ser otro, pero algo solo puede cambiar a través de la voluntad de la sociedad civil, a través de la solidaridad, del amor al otro y "ponernos en el último lugar" y asi vencer al egoismo, como dice Deleuze cuando habla de ¿Qué es ser de izquierda? El arte solo puede servir para resistir a la muerte, para generar una victoria, pequeña, pero victoria al fin, como dice Alan Badiou.

-Se viven tiempos intensos en lo político, con peleas, diferencias, posibilidades de continuidad o de cambio ¿Que análisis haces de cara a las elecciones que se vienen?
-Los cambios que hubo en Argentina son inmensos y solo lo podes valorar cuando te informas de la sangre derramada en nuestra historia y cuando te informas sobre la macro-situación del mundo, analizar lo micro es para otra entrevista Ahora bien aclarado que hablo en términos macro lo primero que digo es que Argentina levantó su economía sin tener que entregarle la cola al FMI o los Órganos internacionales como era la costumbre, eso es un paradigma en la contemporaneidad de la geopolítica y geo economía mundial, basta mirar Grecia, como su gobierno no se anima a decirle no al FMI y los órganos internacionales de crédito y acá dijimos ¿ALCA? ¡Al carajo! Argentina y todo Latinoamérica es un faro o un laboratorio, como dice Alan Badiou, para los intelectuales de izquierda de todo el mundo y sobre todo para aquellos países que buscan alternativas al gobierno totalitario del libre mercado. Eso no quiere decir que no falte mucho y que no exista el libre mercado o una economía extranjerizada, es un libre mercado obviamente pero regulado sino no existirían las pymes, hay más poder adquisitivo sino no veríamos la cantidad de naves 0km que vemos relucientes todo el tiempo en la urbe, por citar algunos ejemplos básicos. Es evidente que seguimos viviendo en una sociedad ferozmente y cruelmente capitalista, donde nadie o pocos se realizan existencialmente y donde siguen matando pibes como moscas en los barrios populares y tenemos linchamientos, mucho odio y un racismo latente en todo el mapa argentino, racismo que se manifiesta también en las clases populares. Racismo frente al hermano boliviano, paraguayo, etc, un racismo muy latente y cotidiano que atraviesa a todas las clases. Pero hay que informarse y ser gratos con lo conseguido, ser gratos es el primer paso para profundizar, la negación de lo conseguido es una postura infantil y hasta ridícula. Por eso es muy necesario informarse por nuestra cuenta y tener una perspectiva histórica de lo que está sucediendo, basta fijarse como ahora el sistema financiero internacional empezó a contraatacar esos avances de las economías llamadas periféricas o subdesarrolladas, bajando el precio de los principales elementos que permitieron a Latinoamérica levantarse, como el petróleo, la soja, el ataque de los fondos buitres, etcetera. Estos años fueron de dignidad, de consagración de libertades civiles inauditas, de progresos materiales que nadie imaginaba años atrás, no saber ver eso, o es estar desinformado o mal informado y fundamentalmente es ser funcional quizás indirectamente e inconscientemente al peor capitalismo. Y no creo en el rostro bueno del capitalismo, porque su naturaleza es la de un monstruo, pero ¿qué alternativa al capitalismo se construye desde la negación y el rechazo al estado de bienestar? ¿Qué estructura se puede armar desde la queja? En mi barrio pasamos de vivir en una villa miseria, a vivir en una barrio urbanizado, de que se inunde todo a que tengamos cloacas, agua potable, casas de material, calles de asfalto, iluminación, hoy los pibes mal o bien consiguen laburo, tenemos una salita nueva, un jardín maternal nuevo, una sala de recreación para los jóvenes, una canchita nueva para los guachines, Televisión digital, se remodelaron las escaleras de los monoblocks... ¿Cómo se puede negar o criticar todo eso? No hay peor ciego que el que no quiere ver. Yo nací en el 89, mi infancia fue en un terreno donde la única presencia del estado era la policía, hoy también la policía sigue estando pero hay más alternativas, hay más oportunidades de poder soñar una vida que sea una vida.

-¿Cuándo y cómo comenzó tu a solas con vos mismo, tu tiempo de interrogantes, de buscar respuestas?
-Comenzó en el hacinamiento de una celda, al ritmo de muerte y castigo durante los cinco años que estuve en la cárcel.

-Tus gustos literarios van desde Nietzsche al Indio Solari ¿Que te significa abrir un libro? ¿A que mundo se ingresa cuando se abre un libro?
-Yo amo leer, pero creo que no determina nada, hay mucha gente que lee y piensa que nos deberían volver a gobernar los militares. Hay gente que lee sin parar y hasta habla en latín y cree que un pobre es alguien que no llega a la categoría de individuo. Entonces un libro no garantiza nada, lo importante es que se siente en el corazón, si amor u odio, si sentís amor por la humanidad y te reflejas en el otro y te pones en el lugar del otro y lees es una cosa y si sentís odio y lees podes usar lo que leíste para justificar intelectualmente tu odio y desprecio por los demás. Hay gente que se ha recibido en filosofía y que odia con todas sus fuerzas al peronismo, que dedica gran parte de su vida odiando al que se reivindica peronista o kirchnerista, es decir a los únicos movimiento en la historia argentina que hicieron algo por los pobres y que les dieron entidad política. Yo no me considero peronista, pero odiar al peronismo jamás, al contrario sobre la gratitud que guardo sobre dicho movimiento me encantaría que en el desarrollo de la historia nuestra haya algo superador, y mucho más de izquierda. Yo creo como Alan Badiou que hay un "Comunismo por venir" hay que retomar esa bandera, comunismo no quiere decir el totalitarismo devenido genocida de la unión soviética o de la China de Mao, el comunismo es el ideal utópico de un mundo nuevo de hombre nuevos, de otra forma de organizarse tanto en lo económico como en lo social pero sobre todo en lo existencial, y creo que cuando vemos las consecuencias que ha tenido el capitalismo veos que han sido mucho peor que la de esos regímenes, así que no hay duda que por ninguna de esas vías es la cosa. Yo guardo la fe de que habrá un mundo más bello en el futuro. Sin esa fe no podría respirar siquiera.

-Dicen que existe otro mundo, pero está en este mundo ¿Como es el mundo que habita Cesar González?
-Un mundo donde todo el tiempo te enteras que mataron a un pibe, que otro cayó en cana, que otro salió a robar y parece que mató, un mundo donde el estado nos rodea cada diez metros de policías y gendarmes y entonces la gente de afuera cree que acá vive el excremento social y el que vive adentro dice "si tantos policías me rodean entonces quiere decir que soy malo" y uno así anda por la vida convencido que es el malo, con la cabeza gacha pidiendo perdón por ser villero y agradecido siempre con el patrón. Un mundo donde mucha gente cree que acá la pasamos bomba, que nos gusta vivir ninguneados y excluidos de un montón de herramientas. Pero a pesar de todo un mundo con mucha belleza, donde la gente no es tan careta, y hay más comunión, aunque también existe mucho rascismo, paradójicamente. Donde la misma gente de la villa repite el principal discurso de los noticieros "Hay que matarlos a todos" cuando ese sujeto que se pretende matar son nuestros propios hijos, hermanos, primos...

Volviendo en el bondi.
Poema de César González

Sobredosis de creencia late, corre
y se desliza por mis venas.
pensamiento ilegal
me miran de reojo;
¿los sorprende un negro que piense?

en medio de tu ataque te absuelvo
te perdono en el exacto momento
en que me discriminás
te devuelvo tu mal prejuicio
no exalto ni me elevo
tan solo me alivio
desatando los nudos
caminando así
con los cordones todo desatados

¿si hay hambre la culpa es del estado?
¿de la iglesia de la escuela, el hospital?
¿la comisaria, la casa, el trabajo, los milicos,
los zurdos, las moscas, los mosquitos?
dejense de joder... la culpa es de todos

total después habrá muerte
velorio, sepelio y muchos nuevos amigos
aprovecho que las balas no me mataron
y ando sin caballo, armaduras ni espadas
yo no soy ni san jorge ni el quijote

soy la anomalía y sigo de pie
no reincidí como muchos ansiaban
no rindo cuentas
ni soy defensor de lo real

¿de qué cartelito me hablás?
¿de que personaje preferís que me disfraze?
¿Pibe chorro recuperado o resentido sin remedio?
ambas te la devuelvo
yo soy poeta,
a pesar de mi pasado
a pesar de las interpretaciones.

En esta nota