La empresa Mabe, dedicada a la fabricación de productos de línea blanca, cerró y dejó 120 personas sin trabajo. La apertura de importaciones y la baja del consumo interno fueron golpes letales para la industria.

Según confirmaron fuentes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) a Página 12, la multinacional de origen mexicano ya no producirá productos.

El ajuste que aplicó Cambiemos golpeó a una empresa que, en 2012, había inaugurado una nueva línea industrial de fabricación de lavarropas de carga frontal. Además, en 2015, había anunciado una inversión de 89 millones de pesos para incorporar tecnología de punta y ampliar su capacidad productiva de heladeras y freezers.

Hoy, la realidad es otra. Lejos quedó la buena época cuando, en 2004, la filial argentina creció y puso en marcha la línea de producción para un nuevo sistema de refrigeración para heladeras. Y en 2012, con una inversión de 30 millones de pesos, se inauguró la planta de Haedo, que empleó a 120 trabajadores, hoy despedidos.

La empresa cuenta con más de 20 fábricas en la región y se especializa en la producción y comercialización de electrodomésticos. Operó en Argentina con el sello propio de Mabe y lidera gran parte de los negocios de electrodomésticos bajo las marcas Patrick y General Electric apuntando al segmento medio de consumidores.

En esta nota