El titular del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Alejandro Vanoli, admitió hoy que se necesita un nivel de reservas "muy superior al actual" para quitar las regulaciones cambiarias, y aseguró que es "una mentira" la promesa de Mauricio Macri de hacerlo a partir del 10 de diciembre si es elegido Presidente.

"Cumplir esa promesa implicaría tener una cantidad de divisas para afrontar toda la demanda que surgiría si se liberan todos los controles, si se liberan todas las importaciones. Eso implicaría tener una cantidad de reservas muy superior a las que se tiene", explicó.

En declaraciones a radio Del Plata, Vanoli recordó las consecuencias de los períodos en los que se liberó totalmente el tipo de cambio, y dijo que quien quiera implementar esa estrategia, primero debería acumular reservas.

"Hemos tenido períodos donde se liberalizó totalmente el mercado financiero, y así nos fue. Pero si uno va a tener esa estrategia, primero debería acumular reservas, tener los dólares. Y aunque uno decida negociar con los Buitres de cualquier manera, o iniciar un proceso de endeudamiento, todo eso lleva tiempo. Y está claro que decir que eso va a ocurrir el 10 de diciembre, es una mentira", aseveró.

El funcionario advirtió además que la administración por parte del Estado del tipo de cambio "es algo que pasa en todo el mundo", e insistió con que la propuesta de Macri implicaría "una gran devaluación".

"Cuando hay una gran devaluación y el Estado no interviene, hay un inflación y una serie de fenómenos que tampoco mejorarían la competitividad. Esto es muy grave, porque refleja un pensamiento que ni siquiera en otros países donde hay un posicionamiento liberal se dice que el tipo de cambio lo fija el mercado", agregó.

Por otro lado, Vanoli también rechazó los dichos de Macri sobre que si asume el Gobierno le pedirá que renuncie a su cargo. "Lo tomé con un tono intimidatorio, porque hay que ver qué significa presión popular. Pero además, es muy preocupante la falta de respeto institucional al Banco Central, porque quedó claro que Macri dice 'a mí no me gusta cómo piensa tal presidente del Banco Central entonces lo cambio', cosa que no sucedió con anteriores presidentes", señaló.