Flybondi fue protagonista de otro episodio de inseguridad en el aire. En este caso, se cayó el overheard, uno de los paneles que está ubicado en el techo de la cabina del piloto con distintos interruptores que permiten manejar algunas funciones del avión, y lo ataron con una soga para que no cuelgue.

Según pudo saber El Destape, una de las naves de la empresa low cost sufrió un nuevo episodio que podría poner en riesgo a la tripulación y pasajeros. Cayó el overheard, uno de los paneles ubicados en el techo de la cabina, y lo ataron con los cordones del comandante del vuelo.

Fuentes consultadas por este portal marcaron que la decisión del piloto de solucionar el problema con un cordón fue acertada para resolver una emergencia. Además, señalaron que lo más probable es que el avión haya quedado en tierra y que muestra el mal estado de los aviones y que esas fallas no deberían ocurrir.

overheard1.jpeg

La empresa comenzó a funcionar en febrero en la Argentina y, desde entonces y hasta la actualidad, ya registró 16 incidentes y 887 problemas en sus vuelos de distinto tipo, según reveló El Destape.

overheard2.jpeg

Las razones comerciales fueron las que primaron las cancelaciones, ya que 484 de las totales se debieron a ello. Los desperfectos técnicos se erigieron como el segundo mayor inconveniente, ya la compañía levantó 121 de los vuelos, una cifra no menor acumuló durante el año sólo cinco aeronaves. De este tipo de eventualidades sufrió nueve en febrero, diez en marzo, ocho en abril, 52 en mayo, 13 en junio y 29 en julio.

Tal como informó Ezequiel Orlando, los protocolos de seguridad de la empresa son escritos por personal con nula experiencia y capacitación, las aeronaves tienen elementos de seguridad vencidos y los trabajadores denunciaron una persecución gremial, parte de múltiples irregularidades de la empresa.

“Cada vuelo en el que me subo me llena de pánico”, admitió una trabajadora entrevistada por El Destape, y resaltó: "Son pseudo inspeccionados las aeronaves por la ANAC, ya que tienen un trato muy amistoso" y contó que "se suben y toman café y no salen en ningún momento a inspeccionar".

"Cada vuelo al que me subo me llena de pánico porque muchas veces se escuchan sirenas y no sabes que pasa", dijo y agregó que "salimos saliendo que hay fallas y problemas. Hemos tenido varios incidente, yo voy a volar y no sé si voy a volver".

LEER MÁS: El negociado del Gobierno detrás de Flybondi

En esta nota