En el marco de la causa de los cuadernos, los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo pidieron hoy acusar a la ex presidenta, Cristina Kirchner, de 913 hechos de sobornos. En paralelo, solicitaron la detención de empresarios acusados.

Stornelli y Rívolo apelaron el fallo del juez federal Claudio Bonadio de la semana pasada, quien procesó a la ex presidenta al señalarla como "jefa" de una asociación ilícita. La Sala I de la Cámara Federal será la encargada de evaluar la apelación del Ministerio Público Fiscal y las defensas.

Asimismo, reclamaron que al igual que los casos del ex ministro de Planificación, Julio De Vido y su entonces segundo, Roberto Baratta, tanto los empresarios Carlos Wagner y Gerardo Ferreyra como el financista Ernesto Clarens y el ex secretario de obras públicas José López sean considerados "organizadores" de la asociación ilícita investigada.

También pidieron la detención de los empresarios procesados Alejandro Pedro Ivanissevich, Manuel Santos Uribelarrea, Hugo Alberto Dragonetti y Hugo Antranik Eurnekian.

Lo mismo recae sobre Jorge Juan Mauricio Balan, Benjamín Gabriel Romero, Enrique Menotti Pescarnoma y Clarens pero no irán a la cárcel porque son beneficiarios por haber declarado como arrepentidos.

Por otro lado, pidieron ante la Cámara Federal que sean procesados los seis empresarios beneficiados por falta de mérito por Bonadio: Jorge Guillermo Neira, Héctor Javier Sánchez Caballero, Rodolfo Armando Poblete, Héctor Alberto Zabaleta, Francisco Rubén Valenti y Osvaldo Antenor Acosta.

Por último, en cuanto a las situaciones del ex jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y su secretario Martín Larraburum, quienes fueron indagados por Bonadio pero que aún no definió si impone procesamientos, los fiscales los acusan de ser "miembros" de la asociación ilícita.