La Oficina Anticorrupción (OA), liderada por Laura Alonso, presentó un escrito ante el juez Ariel Lijo en donde solicitó el procesamiento del ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray y de otros implicados.

A partir de los dichos de Alejandro Vanderbroele, quien se declaró culpable de varios delitos y se acogió a la figura de "arrepentido" para intentar mejorar su situación procesal, la Oficina Anticorrupción pidió a Lijo que tome determinaciones tendientes a procesar a los mencionados o a sobreseerlos para que los acusadores puedan acceder a la Cámara del Fuero por vía de apelación.

Por otro lado, el organismo decide ignorar la posibilidad jurídica de que el fiscal Jorge Di Lello considere una eventual "falta de mérito". Además, en la investigación se están ignorando las múltiples medidas de prueba y las pericias contables ordenadas por Lijo. Según la defensa, aquellas pruebas demuestran la falsedad de las afirmaciones del único culpable probado que tiene la causa.

Desde la defensa apuntan a que en la actualidad no hay jueces en la Cámara del Fuero para resolver eventuales apelaciones, de modo que el Gobierno va a elegir a todos los suplentes, en un contexto donde la sala I sólo tiene a Leopoldo Bruglia,mientras Jorge Ballesteros está de licencia y Eduardo Farah pidió su cambio a otro fuero. Se estima que desembarcará Mariano Llorens en un mes aproximadamente, a partir de lo cual pueden convocar a Martín Irurzun o esperar del nombramiento de un suplente.

En esta nota