La familia de Carla Soggiu pide que se entreguen las cámaras de seguridad del lugar donde desapareció la mujer y sus pertenencias, entre las que se encuentra su celular, las cuales nunca fueron encontradas. Esas serían pistas claves en la investigación para conocer qué pasó con ella antes de aparecer muerta en el Riachuelo.

Según se conoció en las últimas horas, Carla no usó dos veces el botón antipánico, sino tres y la desaparición, para su familia, está vinculada a un secuestro, violación y golpes que padeció el 26 de diciembre de 2018, en manos de su ex pareja.

Juan Manuel Dragani, el abogado de la familia, explicó a Minuto Uno que Carla "pidió ayuda y no se la dieron". En las comunicaciones, la mujer habló de un paredón sin numeración, que era una fábrica de la zona que fue reconocida inmediatamente por la familia apenas escucharon la grabación del antipánico. Por eso, se preguntaron "por qué no la buscaron realmente donde estaba", ya que entre un llamado y otro pasó una hora.

Fuentes de la investigación aseguraron que el botón antipánico tenía poca batería, lo que generó una ubicación de geolocalización inexacta, algo que fue cuestionado por la querella ya que este tipo de dispositivos, por la importancia que tienen, debería funcionar independientemente de su carga.

Ahora están a la espera de las cámaras de seguridad de la zona y expectantes por encontrar las pertenencias de la víctima, entre las que está su teléfono celular.

LEER MÁS: Macri dedica $11 por mujer para erradicar la violencia contra ellas