Desde que asumió Cambiemos, la tarifa de luz aumentó más del 1300% y el servicio no mejoró, como había prometido el presidente Mauricio Macri. En la última semana, más de 70 mil usuarios sufrieron por varios días los cortes de energía y el viernes se desayunaron con que la boleta iba a aumentar más del 30%.

Ante esta situación, la solución que encontró el Gobierno nacional es enviar dos cartas a las empresas Edenor y Edesur para que “refuercen” la atención a los usuarios damnificados. Como una burla a la crítica situación, el secretario de Energia, Gustavo Lopetegui, consideró suficiente las emisivas enviadas.

"Dado que una de las preocupaciones de los usuarios damnificados es hoy la incertidumbre por la duración del corte, les solicitamos que refuercen sus canales de atención al cliente para poder darles información más certera y a tiempo para que los usuarios puedan tener mayor previsibilidad", finalizan las dos cartas.

Embed

Además, el secretario habla de cortes "que todavía afectan a muchos usuarios", sin dar mayores datos. "Somos conscientes de que los picos históricos de demanda de energía eléctrica son un factor relevante a la hora de explicar estos últimos episodios", apuntó e hizo referencia a desinversión en el sector de los últimos 15 años.

Embed

Mientras tanto, la cofundadora de Cambiemos, Elisa Carrió, que se mostró crítica de la situación, solo se limitó a un audio criticando a las empresas pero hizo caso omiso a que el Estado nacional les exija que inviertan como corresponde y tuiteó la nota de Infobae: “Lopetegui les pidió a Edenor y Edesur que atiendan los reclamos de los clientes”.

Embed

Para Cambiemos, la única solución es comunicacional y no exigirle a las empresas que hagan las inversiones cuando se anunció otro tarifazo.