Elisa Carrió se mostró "decepcionada" por uno de sus defendidos en la Corte Suprema de Justicia, Horacio Rosatti, quien se alió a Ricardo Lorenzetti, su enemigo de años, por lo que adelantó que pedirá su jubilación y podría no llegar a candidatearse por Cambiemos.

“Lo que está haciendo Rosatti es una de las tantas cosas que me decidieron a pedir mi jubilación", le dijo Carrió a Clarín y aseguró estar "decepcionada”.

La diputada oficialista había apoyado la candidatura de Rosatti en la Corte y, tras años de denuncias contra Ricardo Lorenzetti, se mostró contenta con el proceso de "renovación" del Tribunal en manos de Carlos Rosenkrantz, su nuevo titular.

Si bien en el cambio de Presidencia de la Corte el único que apoyó a Lorenzetti fue Juan Carlos Maqueda, el ahora ex titular del Tribunal consiguió nuevos aliados, entre ellos el protegido de Carrió.

Rosatti, Maqueda y Lorenzetti votaron, en una acordada sin precedentes, modificaciones en el manejo de la burocracia del Tribunal. Si el Presidente de la Corte manejaba los gastos de la caja, de $26 mil millones, ahora Rosenkrantz deberá contar con el voto de tres de los jueces supremos para hacer uso del dinero.

Carrió había denunciado a Lorenzetti por enriquecimiento ilícito, al igual que a Héctor de Marchi, administrador de finanzas de la Corte. Al respecto, la diputada aseguró: “Le mandé a decir a Rosatti, con quien nunca me reuní desde que está en la Corte Suprema, que estoy muy decepcionada con él" y agregó: "No puedo creer que sostenga a Lorenzetti y De Marchi en materia delictual”.

LEER MÁS: Carrió apuntó contra Lorenzetti con una carta a Rosenkrantz