Después de criticar con furia la doctrina del gatillo fácil impuesta por Patricia Bullrich, Elisa Carrió se opuso a otra iniciativa del Gobierno: la de aceptar aportes de empresas a partidos políticos y bancarizarlos, luego del escándalo de los aportantes truchos de Cambiemos.

En redes sociales, la diputada despotricó contra ese proyecto, uno de los 40 del temario de las sesiones extraordinarias que convocó el Gobierno para diciembre. "No me importa lo que diga el Presidente", dijo tajante en su cuenta de Twitter.

LEER MÁS: El inesperado gesto de Carrió a Larreta que preocupa a Macri

Carrió aseguró que va "a votar en contra del aporte de empresas a partidos políticos, de acuerdo con la línea histórica de la CC ARI porque ésto es lo que permite mantener la independencia para defender al pueblo".

Embed

No conforme con ello, aseguró que "no me importa lo que opine el Presidente, sostengo lo mismo que decimos desde hace 25 años".

Embed

Embed