Elisa Carrió se cansó y renunció a una comisión bicameral, tras el escándalo que protagonizó ayer por el plantón de legisladores opositores de la Cámara de Diputados.

La cofundadora de cambiemos tomó una decisión sorpresiva y no asumirá la presidencia de la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público Fiscal. Esto ocurre luego de que ayer la dejaran sola diputados y senadores de las distintas vertientes del peronismo que la integran Con una carta atacó al PJ enfurecida y dejó la presidencia de la misma.

Embed

El desaire fue calificado por la propia diputada de Cambiemos como una "niñada". "Me encanta estar proscripta, estar presa y ser gorda", dijo Carrió luego del papelón que protagonizó.

Ella iba a asumir en la presidencia de esta comisión bicameral en reemplazo de la massista Graciela Camaño, que no estuvo presente, al igual que el resto de los opositores, entre ellos el jefe del Bloque Justicialista de Diputados, Pablo Kosiner.

Era en la comisión de Seguimiento del Ministerio Público Fiscal, justamente en la reunión en la que estaba previsto que la diputada Elisa Carrió fuera elegida presidenta.

En esta nota