La diputada oficialista, Elisa Carrió, reconoció que pudo "haber sorprendido mi negativa" a la resolución de Patricia Bullrich que habilita a las fuerzas de seguridad federales a usar armas de fuego cuando consideren que hay un peligro inminente, y pidió que tal disposición pase por el Congreso y para debatirse como una Ley.

"Habiendo de por medio una cuestión que implica la posibilidad de causar la muerte de un delincuente o accidentalmente la de un inocente, no puede ser una simple Resolución Ministerial" la que defina el uso del arma de fuego. La legisladora aseguró que "el marco legal debe ser una ley sancionada por el Congreso Nacional en el marco de sus atribuciones".

Ese marco legal "puede ser incorporado a esa ley básica para la Justicia que es el Código Penal o que constituya una ley específica, pero que proteja adecuadamente al agente de seguridad o policial que deba hacer uso de su arma", continuó en su cuenta de Facebook.

LEER MÁS: Una provincia ultramacrista adhirió al protocolo del gatillo fácil

Carrió aseguró que "el derecho a la vida del ciudadano está debidamente asegurado en la Constitución Nacional, como así también la no aplicación de la pena de muerte" pero aclaró que "no estoy en contra del empleo por parte de un agente de seguridad o policial de su arma de fuego cuando las circunstancias lo justifiquen".

Sin embargo, advirtió que "la Resolución Ministerial, lejos de proteger al agente de seguridad o policial, lo deja expuesto a que, obrando honestamente al creer que está siendo protegido por el reglamento ministerial que se la ha impuesto, sufra las consecuencias de la falta de legalidad de su obrar al ser desconocido por la autoridad judicial correspondiente".

Embed