Lejos de poner paños fríos, la cofundadora de Cambiemos, Elisa Carrió, ratificó este jueves que pedirá el juicio político al ministro de Justicia, Germán Garavano, por considerar que existe un abuso de las prisiones preventivas por parte de la Justicia.

Ahora la conductora de la Coalición Cívica expresó en una carta difundida a través de las redes sociales su enojo con el espacio político que conforma y advirtió que “una de las condiciones del acuerdo que construyó Cambiemos fue el fin de la corrupción y la impunidad para siempre”.

Embed

Bajo el título “No volvamos al pasado señor Presidente”, Carrió sostuvo que “la República está sumamente herida por un sector del gobierno que por conveniencia política no desean verdad, justicia y condena” y remarcó que “esto no es negociable. Ni la República. Ni la impunidad. El Presidente lo sabe desde enero del 2015”.

"La falta de apoyo del vocero del radicalismo determinarán una demanda por discriminación y machismo aberrante"

La diputada también hizo referencia a la falta de eco que tuvo su pedido en los distintos sectores que conforman el oficialismo y adelantó que también iniciará demandas por ataques que sufrió en las últimas horas.

“La falta de apoyo del vocero del radicalismo, como así también las distintas expresiones a mi supuesta ira, calentura o improsperabilidad del juicio político, o como cuestiones de carácter estético sobre mi persona, provenientes de muchas mujeres y hombres de la política nacional, determinarán una demanda por discriminación y machismo aberrante. Es la primera vez que lo haré”, escribió.

“No me guía el enojo ni la calentura sino la necesidad de que Cambiemos cambie o no cambiará la historia. Esto no es una amenaza, es una decisión colectiva e irrevocable”, concluyó la denunciadora serial.