La diputada nacional Elisa Carrió realizó una denuncia penal para defender la permanencia de la jueza federal María Servini, tras advertir que la jubilación de la magistrada fue agilizada en la Anses por el Consejo de la Magistratura a espaldas de la jueza, que nunca quiso solicitar la formalización de su pensión. La denuncia recayó en el juzgado de Daniel Rafecas.

LEÉ MÁS: La jueza Servini le puso fin al partido Proyecto Sur, de Pino Solanas

Los cargos que denunció son abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público y apuntó contra el prosecretario administrativo del Departamento de Previsión Social del Consejo de la Magistratura, Amilcar Menéndez Páez y contra el director general de Recursos Humanos del Consejo, Federico Arturo Vincent

En su denuncia, Carrió sostuvo que Menéndez Páez elevó, en junio de 2017, una nota a la Anses requiriendo que se conceda el beneficio jubilatorio para Servini "a la mayor brevedad posible".

Al respecto, la legisladora advirtió que la jueza ignoraba la existencia de esa carta y que se enteró de la petición "de casualidad".

"Servini, en pleno ejercicio de su cargo, tomó conocimiento que la jubilaron por decisión arbitraria del Departamento de Previsión Social del Consejo de la Magistratura, dependiente de la Dirección General de Recursos Humanos", planteó en la denuncia que publicó el portal La Nación.

La jueza inició los trámites de su jubilación en 2001. Sin embargo siempre tuvo la intención de seguir en funciones en su juzgado. De hecho, obtuvo una acción declarativa que la habilitó a continuar en su cargo a pesar de que tiene 81 años. Es decir años seis más que la edad fijada por la Corte para que se retiren los jueces.