Luego de que cambie por completo su opinión, la diputada Elisa Carrió intentó justificar con la religión su apoyo el proyecto previsional. Además, denunció una supuesta conspiración para derrocar a Mauricio Macri.

La legisladora nacional de Cambiemos se intentó victimizar ante el rechazo de los jubilados y organizaciones sociales al ajuste en los haberes que pretende el Gobierno desde el año próximo.

Embed

“Esto yo ya lo viví. No voy a conspirar contra la república y si hay un error se puede reparar. En cambio si yo no votara con el Gobierno, estaría haciéndole el juego a los que quieren derrocarlo. A saber: los que hicieron negociados espurios con la reparación de los submarinos, los que inventaron un desaparecido, los que no quieren la república, los grandes evasores y ladrones de la riqueza de la nación”, escribió en su cuenta de Twitter.

Carrió agregó: “Mi conciencia está en absoluta paz y esa es mi guía. La ley es muy buena para el futuro, no en el cortísimo plazo. Tengan paz, oremos por la patria”.

LEER MÁS: Nuevas manifestaciones contra la reforma jubilatoria de Macri

En esta nota