Los precios en alza e inalcanzables para los bolsillos generó una insólita campaña por parte de los consumidores en las redes sociales de esta ciudad. Bajo el lema "Comodoro no come carne", un movimiento de vecinos alienta a evitar el consumo de este producto en reclamo por el aumento de los cortes.

La campaña se lanzó a través de cuentas privadas en redes sociales e insta a los usuarios y consumidores a no comer ni comprar carne desde el 14 al 18 de marzo con el objetivo de que los diferentes sectores que componen la cadena de valor y ponen los altos precios a la carne, sientan el impacto del reclamo.

"Sabemos que a todos nos gusta un asado al menos los fines de semana. Pero los precios son una locura y creemos que si creamos un movimiento que se viralice vamos a evitar que los precios sigan subiendo. Y si no, será al menos una manera de protestar", explicó Karina Mayorga, una de las impulsoras enfocada en "viralizar" la propuesta de evitar el consumo de carne y lo explicó al diario La Nación.

Embed

En Chubut, la inflación y el contexto económico llevaron a que un kilo de asado promedia los $340, lo que disparó en las últimas semanas un posible acuerdo de precios en localidades de esta provincia.

"Debemos reflejarlo en los valores de los cortes en las góndolas, porque son aumentos muy importantes", sostuvo, y advirtió que se acota la capacidad de compra del público, y a consecuencia de esa dificultad se evalúan alternativas para sostener la clientela.

El comerciante comentó que hay conversaciones con el frigorífico local para tratar de encontrar un esquema de comercialización que le sirva a la empresa, a su negocio y a los vecinos.

Esta semana se podría definir un posible acuerdo para mejorar los precios. Torres señaló que también trabaja en la alternativa de suscribir convenios con entidades de la ciudad, en cuyo marco otorgaría algunos descuentos en cortes de carnes y facilitaría el débito.

Explicó que el acuerdo con el frigorífico dependerá en parte de la mercadería que pueda disponer la planta, que en definitiva marca los precios, en función de la demanda. En esto advirtió que en la zona cordillerana no se están produciendo carnes, lo que ha provocado que estén ingresando productos cárnicos hasta de Viedma (Río Negro), y a la vez que se disparen los valores en el mostrador.

La razón de la falta de producción en la región, dijo, es que el flete y el maíz que se transporta de provincias del norte tuvieron un incremento considerable, y el productor tiene que optar por terminar el engorde a campo, que tarda más, estimando que en abril podría haber carnes de establecimientos locales.