Este lunes, en el marco del D’Alessiogate, el abogado y querellante Maximiliano Rusconi pidió la recusación del fiscal subrogante ante la Cámara Federal de Mar del Plata, Juan Manuel Pettigiani, el mismo que sugirió que le saquen la causa por espionaje ilegal al juez federal Alejo Ramos Padilla y la envíen a los tribunales de Comodoro Py. ¿De qué se lo acusa? De estar vinculado al oficialismo y, por lo tanto, de ser parcial.

Embed

Representado por el letrado Gabriel Palmeiro, Rusconi planteó que hay “vínculos, hechos y situaciones” que “demuestran la posible relación existente entre este Fiscal con determinados intereses, ajenos a la búsqueda de la verdad y el desarrollo de la presente investigación”.

Concretamente, se acusa al fiscal de una “total pérdida de objetividad” por sus relaciones con “determinados sectores políticos, concretamente, el Partido de la Fe, y su intervención por ejemplo, en la disputa electoral del año 2015 dentro de la interna configurada con el partido político PRO”.

La querella sostiene, en el escrito que presentó hoy -y en el que también critica el dictamen del fiscal sobre la incompetencia de Ramos Padilla-, que “existen concretamente declaraciones púbicas, fotografías, que ubican al Sr. Fiscal relacionado directamente con sectores de la política electoral asociados al hoy Poder Ejecutivo Nacional, dirigido por el Frente Cambiemos”.

El referente del partido Fe fue hasta su muerte el dirigente sindical Gerónimo “Momo” Venegas. De hecho, hay una imagen publicada el 29 de mayo de 2015 en que se puede ver a un sonriente Pettigiani posando junto a quien fuera el mandamás de la UATRE. En la crónica de aquel encuentro, el portal marplatense quedigital registró que “Gerónimo ‘Momo’ Venegas, precandidato a presidente del Partido FE, estuvo en Mar del Plata y dejó plasmado su apoyo a la precandidatura de Emiliano Giri dentro del acuerdo entre el PRO y la UCR. En su paso por la ciudad, Venegas estuvo acompañado por el presidente del Partido FE en Mar del Plata y titular de la Sociedad de Patrones Pescadores, Luis Ignoto, además del fiscal Juan Manuel Pettigiani, otro de los referentes del partido”. Se lo presenta como una persona “con experiencia en materia de seguridad”.

LEER MÁS: La diputada Paula Olivetto atacó al juez Ramos Padilla

Esas vinculaciones preocupan ya que en la pesquisa que tramita por ahora en Dolores se investiga a funcionarios y dirigentes relacionados con el Gobierno. Rusconi cita, como ejemplo, a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; al titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas; y al fiscal federal Carlos Stornelli, exdirigente de Boca.

En el escrito que se presentó hoy ante la Cámara de Mar del Plata también se cuestiona que el fiscal nunca se haya contactado con la querella ni haya consultado sobre la opinión de las partes respecto a la cuestión de la competencia, un punto central para el devenir de la causa. Y que Pettigiani, tal como parece indicar una fotografía que circuló por los medios, se haya encontrado con el abogado Roberto Ribas, defensor en este expediente del rebelde fiscal Stornelli. “La materialización de conversaciones por parte del Sr. Fiscal interviniente con la defensa del único imputado rebelde en la causa, quien detenta, concretamente, un enorme poder a nivel judicial y mantiene vínculos directos y probados con altos funcionarios del Poder Ejecutivo”, se suma a los elementos que citó Rusconi para que se desplace al fiscal subrogante. De hecho, resalta que Pettigiani y Stornelli “comparten un jefe en común y una pretensión concreta, dictaminar sobre la incompetencia del Dr. Ramos Padilla al frente de la presente investigación”.

De esta forma, el abogado y querellante pone sobre la mesa de discusión el “desinterés” de Pettigiani y sus vinculaciones políticas para explicar la “desconfianza de esta parte respecto de su actuación objetiva y direccionada hacia la búsqueda de la verdad”.

pettigiani venegas.jpg

En otro apartado de la presentación, se hace referencia a la forma en que fue nombrado Pettigiani, quien reemplaza en el cargo al fiscal “natural”, Daniel Adler. “Desconocemos, primeramente, los mecanismos por los cuales fuera designado”, resaltó Rusconi, para luego criticar al Procurador General interino, Eduardo Casal, que suele manifestarse en sintonía con los intereses del Poder Ejecutivo (y es el “jefe común” de Pettigiani y Stornelli). Es justamente, la cabeza del Ministerio Público Fiscal quien define esos movimientos. “Es sabido que, de forma reciente, la Procuración General de la Nación ha establecido mecanismos de designación arbitrarios, ausentes de toda transparencia”, le espetó el abogado y querellante a Casal.

LEER MÁS: El ex juez Rozanski denunció a Garavano por extorsión

Desde que llegó al cargo como reemplazante de Adler, los querellantes vieron en Pettigiani a una amenaza para el futuro de la causa. Ese temor se concretó cuando se manifestó sobre el pleito de la competencia del caso y recomendó que el expediente se envíe a los tribunales de Retiro.

Así las cosas, de no ser aceptada la recusación -que fue planteada ante la misma cámara federal-, el reclamo se extenderá a las instancias superiores como la Cámara Federal de Casación Penal, “existiendo una cuestión federal suficiente que habilita la intervención, incluso, de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.