Por Iván Schargrodsky
Redacción El Destape

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral le confirmó a El Destape que las escuchas mencionadas por el fiscal Alberto Nisman "no tienen ninguna garantía de autenticidad". El magistrado que investiga el atentado contra la AMIA fue contundente: "Con un aparatito le fabrico la escucha que quiera, le hago decir al Papa que profesa otra fe".

-¿Usted dijo que quien llevó adelante la investigación fue el elemento de inteligencia y no el fiscal?

-El principal investigador está en el expediente y firma casi todos los informes es efectivamente el oficial de inteligencia Stiusso (NdeR: Antonio "Jaime", ex director general de Operaciones de la SI) y quien debía conducir la investigación, por delegación mía, era el fiscal Nisman. Lo que yo dije es que tenía la sensación de que los que tenían que ser conducidos terminaron conduciendo. Es una sensación, no tengo pruebas, no voy a entrar en ningún debate. Cualquiera que conozca el tema tendrá su opinión y yo tengo la mía.

-¿Es correcto decir que usted autorizó las escuchas de Jorge Khalil, pero no del resto de las personas mencionadas en el dictamen de Nisman?

-Yo he autorizado algunas escuchas, entre ellas la de Khalil. Parece ser, por lo que yo leí, porque todavía no he podido leer en profundidad el famoso dictamen del fiscal que todo el mundo, de estos que mencionaban los otros, todos se comunicaban con Khalil y entonces él, como tenía autorizada esta escucha, escuchaba a todo el mundo. Supongo yo que ellos también dirían "yo soy fulano de tal" para poderlo identificar ahí en la cinta. Con lo cual me parece que este Khalil tenía una especie de call center porque en realidad si todo el mundo se hablaba con él, le daban todos los datos, les decía como se llamaba y gracias a eso ellos tienen escuchas que, por el otro lado, no tienen ninguna garantía de que son auténticas. Eso lo hacía la Secretaría por sí ante sí y decían que decían lo que decían pero no hay ninguna fehaciencia de ello.

-¿Y esas escuchas, las autorizadas, tienen algún valor?

-Hay una cuestión muy grave y es que el fiscal ha puesto en evidencia que nosotros estábamos trabajando sobre Khalil sin autorización mía, que soy el juez de la causa, y ya ha arruinado ésta prueba porque a partir de acá ya no podemos escuchar más a Khalil y esto me parece que ya es una conducta casi delictual.

-La denuncia del fiscal se dispara a partir de las escuchas de Khalil con dos figuras cercanas al Gobierno como Fernando Esteche y Luis D'Elía, pero que no son siquiera funcionarios. ¿No es algo forzada?

-Pareciera que sí.

-¿Hay alguna posibilidad que estas escuchas no existan?

-Existir deben existir. Es muy fácil fabricarlas. No tienen ninguna garantía de autenticidad, yo con un aparatito le fabrico la escucha que usted quiera. Como no tienen garantía de que son autenticas con un aparato de tecnología moderno le hago decir al Papa que profesa otra fe. Por eso, cuando se hace una investigación y se graba a una persona, se toman una serie de recaudos que, si bien no son definitivos, ayudan: lacrar la cinta o el cassette o la máquina para que garantice de alguna manera que es auténtico lo que está pasando ahí adentro. ¿Qué garantías tenemos con éstas cintas que produce la Secretaría sabiendo como es la actividad de la Secretaría? Yo me pregunto eso, ¿no?

-¿No ensombrece la causa la presencia de una figura como Stiuso?

-En este caso, como primera medida, la elección en última instancia del investigador es del Poder Ejecutivo porque tanto la Policía, la Prefectura y todas las fuerzas de seguridad son dependientes del Poder Ejecutivo Nacional. Insisto, los jueces no tenemos injerencia directa sobre ellos. Son colaboradores en la medida que nos los prestan, digamos. Ahora, en este caso en particular, el que había trabajado durante mucho tiempo en la causa AMIA era Stiusso y se pensaba que era un elemento útil. Tanto más cuando, en realidad, en este tipo de causas se depende mucho de los elementos de inteligencia propios o extranjeros. Coincido con usted en que hay que manejarse con cuidado. De cualquier manera esta era la tarea que tenía el fiscal por delante. Pienso que si ha habido alguna desviación es el fiscal el que ha permitido que esto pasara.

-¿Es posible que la conocida relación de Nisman con Estados Unidos pueda haber viciado la causa y que haya un interés político muy concreto que nada tenga que ver con la búsqueda de la verdad y la justicia?

-Es una hipótesis más que probable. Yo no tengo elementos para decir que esto es así. Si así fuera tendría que proceder como magistrado ante la presencia de un delito pero, digamos, como hipótesis manejada por ustedes me parece razonable.

-¿A qué se refiere?

-Revela o pone en estado público pruebas que deben ser secretas y de alguna manera perjudica a la investigación al hacer público que se estaba escuchando a Khalil, por ejemplo.

-¿Puede ser denunciado?

-Tengo que estudiarlo, pero es una posibilidad.

-¿Podría ser usted?

-Si yo constato la presencia de un delito en una causa mía, por supuesto tengo la obligación legal de proceder.

-¿Cree que Nisman va a ir al Congreso si la comisión llega a ser abierta?

-Sí, porque no tiene otro lugar a donde ir.