El ministro de Justicia, Germán Garavano, hizo oídos sordos a las críticas de Elisa Carrió y del pedido de juicio político y se presentó a trabajar "tranquilo" en la Casa Rosada.

En medio de la turbulencia interna, el funcionario se mostró "tranquilo y trabajando" luego de que Carrió, aliada del Gobierno, pididera su juicio político.

Garavano se presentó en la casa de Gobierno para participar de la reunión de la Mesa de Justicia junto al secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas; el jefe de asesores presidenciales, José Torello; el secretario de Justicia, Santiago Otamendi; y el representante del Poder Ejecutivo Nacional en el Consejo de la Magistratura, Juan Bautista Mahiques.

Fuentes cercanas al Ministro le dijeron a NA que "si la Comisión le da seriedad a la presentación" del pedido de juicio político, Garavano "no tiene ningún problema en ir y dar todas las explicaciones que sean necesarias".

LEER MÁS: Fantino apostó que Carrió rompe con Cambiemos esta semana