Mauricio Macri echó a un radical clave del Gobierno, el Nº2 de Oscar Aguad en el Ministerio de Defensa, una de las pocas carteras que tiene a cargo el radicalismo. Se trata del radical Horacio Chighizola, que hasta hoy se negaba a renunciar a su cargo. Saldrá con un decreto.

Para reemplazar a ese funcionario de la UCR ocupará el puesto Paola Di Chiaro como secretaria de Estrategia Militar, una persona allegada a Marcos Peña. O sea que saca un UCR para poner a una PRO.

A Chighizola "no le resultó aceptable un ofrecimiento para ocupar la embajada argentina en Nicaragua y entendió que el maltrato recibido no era acorde a la "tarea impecable" que venía desarrollando hasta ahora", consignó Infobae.

Este caso se da en medio de la fuerte tensión que hay entre el radicalismo y el PRO. El partido centenario está envalentonado luego del triunfo en las PASO de La Pampa en las internas de Cambiemos. Quiere replicarlo en varias provincias.

Se debe al lastre que cargan los candidatos PRO con la pésima gestión de Macri en el país. Tanto es así que hasta se anima a una interna presidencial. Le quiere sacar la reelección. El nombre indicado sería Martín Lousteau.

En esta nota