El radicalismo protagonizó una nutrida reunión de dirigentes en Corrientes que debatieron sus reclamos a la gestión de Cambiemos y causaron malestar en el Gobierno. Si bien las criticas en el documento firmado por los radicales se centró en las fallas económicas, la junta se enmarca en medio del desafío a Mauricio Macri de competir en unas elecciones primarias presidenciales.

Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes, fue el anfitrión de la reunión radical y expresó su preocupación por las consecuencias de los sucesivos aumentos planteados por el Gobierno: "Creemos que tenemos que revisar los aumentos de los servicios públicos para lo que resta del año".

Embed

"Estamos viendo que todavía no hay reactivación y hay que tratar de incentivar el consumo y fortalecer las micropymes, que son las que generan más trabajo, para ir paliando la situación", afirmó, en una entrevista con el diario Clarín.

Por su parte, dejó en claro el pedido para Mauricio Macri por parte del radicalismo: "Entendemos que el Gobierno nacional comprende que las medidas son antipáticas pero necesarias, lo que pedimos es un respiro y que nos sentemos a discutir cómo lo hacemos".

En cuanto al reclamo del radicalismo por la escasa inclusión a la hora de tomar decisiones, Valdés aseguró: "El que toma las decisiones es el Presidente, el Poder Ejecutivo es unipersonal. Nosotros de manera responsable acercamos propuestas".

"Tenemos que ofrecer una propuesta a la sociedad. A partir de la búsqueda de consenso y si no hay consenso hay que disputar. En lo personal creo que hay que tener una sola propuesta y lo que hay que ver es quién integra esa propuesta", concluyó.