Tras las denuncias por acoso sexual, el actor Juan Darthes decidió cambiar de abogado y optó por el mediático Fernando Burlando quien decidió salir con los tapones de punta contra las denunciantes y publicó una extensa e indignante carta para “salvar” a su defendido.

Bajo el título “Juan Darthes es hoy un hombre acosado”, el letrado insistió que el actor “padece de manera brutal el hostigamiento de personas que, vaya paradoja, dicen estar en contra de ese tipo de conductas” y acusó que “su condición de ser humano impecable, digno y respetable se ha cambiado al más bajo escalón de la miseria humana.

Burlando disparó contra "un tiempo de realidad paralela donde una ola de extremismo feminista ha empezado a descomponer las relaciones humanas”.

“Se ha montado con mi defendido un show acaso para suplir la falta de show. Se ha creado una realidad paralela, virtual, un mundo donde lo blanco es negro. Un mundo en el que Romeo no debiera haber cometido el desatino de piropear a Julieta”, expresó el abogado.

LEÉ MÁS: La decisión de Pol-ka tras las nuevas denuncias de acoso contra Darthés

En otra parte de la carta, Burlando desestimó las denuncias de Calu Rivero que fue la primera en animarse a hablar sobre el acoso que sufrió por parte de Darthes. “En todo el relato acusador, desde el original de la señorita (Calu) Rivero hasta el de aquellas que de la noche a la mañana parecen haber descubierto en Darthés a otra persona hay contradicciones brutales y burdas”, advirtió y la culpó de montar “un escándalo fabricado, ficticio, armado, imaginado".

“Un escándalo mediático cuyo único rédito ya conocemos y cuya única beneficiaria en términos de repercusión televisiva ya conocemos”, sentenció.

Luego de varios párrafos desprestigiando a las mujeres que denunciaron a su defendido, apuntó con todo contra el movimiento feminista que acompaña a las denunciantes y cargó contra una de las exponentes del feminismo Malena Pichot.

Apuntó, también, contra las redes sociales que se han hecho eco de esta situación y disparó: “En un tiempo de realidad paralela donde una ola de extremismo feminista ha empezado a descomponer las relaciones humanas”.

Acusó al movimiento feminista que “fabrican víctimas a partir de cuestiones mínimas, episodios de la vida cotidiana” y aseguró que “lo de Darthés es sin duda un caso emblemático”.

“Ese tribunal de feminismo afiebrado que enacere el verdadero y noble objetivo de resistir y condenar cualquier forma de violencia de género, lo único que provoca es una mueca de rechazo en buena parte de la sociedad”, arremetió.

Y para finalizar, Burlando advirtió: “Vamos a pelear cada uno de los argumentos, cada una de las difamaciones orientados a rebajar la condición de hombre de Darthés”.