La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, envió una carta a inversores en donde destacó que una de las principales prioridades de su segundo mandato será ordenar las cuentas fiscales del país.

En una carta leída el martes a inversores en una conferencia de JPMorgan, Rousseff entregó el respaldo más claro a su futuro ministro de Hacienda, Joaquim Levy y aseguró: "Nuestro nuevo equipo económico trabajará gradualmente, pero levantará estructuralmente nuestro superávit primario para que podamos estabilizar y reducir la deuda bruta del sector público en relación al PIB".

Además, la mandataria agregó que su gobierno está considerando reformas que vincularían la futura expansión del gasto público con el crecimiento económico y su nuevo equipo económico trabajará en medidas para ampliar el crédito a largo plazo de los bancos del sector privado, especialmente para proyectos de infraestructura.

En esta nota