El flamante presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decretó un aumento del salario mínimo de los trabajadores, pero ubicó esa suba por debajo del cálculo establecido en el presupuesto de este año.

En su primera medida, Bolsonaro incrementó un 4,61% el piso de los salarios y los llevó a 998 reales (alrededor de 257 dólares). En términos absolutos, la suba es mayor a 44 reales.

Sin embargo, la suma es inferior al cálculo establecido por el gobierno de Michel Temer para el presupuesto 2019, que se prevé en 1006 reales.

El aumento se define a través de una fórmula que contempla la inflación, la tasa de crecimiento del año anterior y más variables. La diferencia entre el cálculo presupuestario y la suba decretada fue justificada en una caída de la estimación sobre la inflación.

Bolsonaro asumió el pasado martes como el 38° presidente electo de Brasil. El fascista realizó un discurso en el que prometió "combatir" a la "ideología de género". Su gabinete está compuesto por pastores evangélicos y militares. Se espera que en breve firme un decreto para reformar el sistema previsional, uno de los ajustes draconianos que su antecesor, Michel Temer, no pudo pasar por la resistencia social que generó.

LEER MÁS: DDHH: la medida de Bolsonaro contra la comunidad LGTBI