A horas de que el Supremo Tribunal Federal (STF), la Corte Suprema de Brasil, se expida sobre el posible encarcelamiento al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el jefe del Ejército, general Eduardo Villas Boas, afirmó esta noche que su fuerza "comparte el anhelo de todos los ciudadanos de bien de repudiar a la impunidad".

A partir de las 14, el STF debatirá si acepta el hábeas corpus de la defensa de ex presidente (2003-2010). Según trascendidos de la prensa brasileña, habría 5 jueces a favor de permitir la libertad de Lula durante el proceso, 5 en contra y una jueza que ha mantenido una posición ambivalente en torno a cambiar o mantener la jurisprudencia en torno a meter preso a un condenado en segunda instancia.

LEÉ MÁS:Crisis en Brasil: un militar amenazó con un golpe de Estado si Lula no va preso

"En esta situación que vive Brasil, hay que preguntarles a las instituciones y al pueblo quien realmente piensa en el bien del país y de las generaciones futuras y quien, apenas, en sus intereses personales", dijo Vilas Boas.

El jefe del Ejército lanzó dos mensajes por Twitter mientras se realizan en 22 estados manifestaciones, la más multitudinaria en San Pablo, convocadas por grupos de la derecha política para pedir la prisión de Lula al Supremo Tribunal Federal.

Embed

"El ejército, dijo el general, juzga compartir el anhelo de todos los ciudadanos de ben de repudiar la impunidad y respetar a la Constitución, la paz social y la democracia. El ejército se mantiene atento a sus misiones institucionales".

Embed

Así, Villas Boas se sumó a las presiones sobre la máxima corte, siendo el ejército una de las instituciones hoy más poderosas del país, pues es la encargada de la intervención en la seguridad pública del estado de Río de Janeiro por orden del presidente Michel Temer.

Embed

El general no citó nombres en su mensaje, que fue destacado por la prensa local como una declaración vinculada a la situación de Lula.

Lula pidió a la corte que cambie la jurisprudencia de 2016 y regrese al principio constitucional de que todo condenado debe ser preso luego de ser juzgado por todas las instancias.

En caso de que rechace el hábeas corpus, Lula, principal líder opositor y favorito para las elecciones de octubre, deberá cumpir una pena de 12 años y un mes de cárcel dictado por la cámara de apelaciones de Porto Alegre.

En esta nota