El director del Observatorio Ambiental de la Defensoría del Pueblo, Antonio Elio Brailovsky, criticó el proyecto que ingresó en la Legislatura porteña para modificar la "Ley de basura cero", y aseguró que la propuesta "no es una política urbana, sino una política de negocios".

"Eva Perón decía que cuando hay una necesidad hay un derecho, esta gestión considera que cuando hay una necesidad hay un negocio", sintetizó el licenciado en economía política, en una entrevista realizada por el Consejo de Organizaciones Sociales de la Defensoría, a cargo de Roberto Baigorria. Además, apuntó a la instalación de plantas de incineración con recuperación de energía como el principal motivo del "lobby empresario impulsado por el CEAMSE".

El profesor de la Universidad de Buenos Aires aseguró que "el proyecto no tiene ningún criterio" para la incineración y advirtió que "la basura quemada no desaparece, sino que queda una ceniza altamente tóxica y la propuesta tampoco dice que van a hacer con esa ceniza, el control no está garantizado".

"La incineración deja a los cartoneros afuera, cuando la actividad de los cartoneros tiene que ser declarada servicio público", afirmó Brailovsky. También destacó que debe ser una actividad realizada en condiciones laborales dignas "y revolver basura en la calle no lo es".

El jueves al mediodía, la Federación de Cartoneros/as, Carreros/as y Recicladores/as convocan a la “Movilización Cartonera por el Reciclaje”.

La Ciudad presentó a fines de marzo un proyecto de ley que propone incinerar la basura y la instalación de , que recuperan energía con lo quemado.