El juez federal Claudio Bonadio procesó hoy a 33 personas, cinco de ellas con prisión preventiva, por su participación en los incidentes frente al Congreso el 14 de diciembre pasado, en la primera jornada de debate de la reforma previsional, aunque dictó la falta de mérito y sobreseyó a una decena y dispuso la libertad del joven Esteban Rossano.

Los procesados están acusados de la presunta comisión de los delitos de intimidación pública, atentado a la autoridad agravado y daños y fueron embargados por sumas que van de los 100 mil a los 200 mil pesos.

Pero como si esto fuera poco, el juez argumentó que no cuenta con pruebas fílmicas que le permitan acreditar que los implicados participaron de los incidentes y las agresiones contra policías en las inmediaciones del Congreso Nacional, pero que no por eso iba a dejar de procesarlos: "Por otro lado, y en lo que atañe a quienes su situación procesal hoy se resuelve, lo cierto es que con la distancia y calidad de las imágenes oficialmente aportadas no puede individualizarse con claridad a los mismos. Pero también es incuestionable que no corresponde pretender ni exigir contar con tal elemento de prueba para poder arribar a una convicción de mérito respecto de los mismos", expresó.

Embed

En su fallo, Bonadio convirtió en prisión preventiva las detenciones que ya cumplían Diego Parodi, Pablo Giusto, José María Carrizo, Sebastián Giancarelli y José Valotta, por entender que -a raíz de sus antecedentes- podrían eludir la acción de la Justicia o buscar entorpecer la investigación.

Respecto a Rossano, el magistrado sostuvo que "ha quedado establecida prima facie" la participación del joven de 19 años "en los acontecimientos delictivos", pero le concedió la libertad tras pasar más de un mes y 12 días en la cárcel dado que "no registra antecedentes y ha sido constatado su domicilio real".