Después de la serie de papelones protagonizados por Patricia Bullrich ante una seguidilla de amenazas de bomba que al final resultaron no serlo, el Ministerio de Seguridad dispuso aplicar un sistema para identificar a quienes realicen este tipo de llamados y, en caso de ser falsos, penalizarlos.

El acuerdo es entre el Gobierno, organismos oficiales y empresas telefónicas para agilizar la identificación de quienes hagan llamados telefónicos con amenazas de bomba. En caso de ser falsas, habrá detenciones y consecuencias penales. "Esto es muy importante porque toda persona que use el sistema de emergencia para decir que hay una bomba donde no la hay, va a tener consecuencias penales", dijo Bullrich.

Con este plan, ante un reporte de amenaza, el Ministerio de Seguridad, ya sea bonaerense, de la Ciudad o nacional, dará la inmediata intervención a la fiscalía de turno, que requerirá a las prestadoras de Servicios de Comunicación Móvil el número de IMEI, que es como la "huella digital" provista por el fabricante del equipo, desde el cual haya partido la comunicación y la localización desde la que se realizó la misma, aseguró NA.

Esta información permitirá saber de qué equipo se originó la amenaza, identificar a su titular y detenerlo si así lo ordena la Justicia. El plan comenzará a implementarse a las 0:00 del viernes y durante todo el G20 pero esperan poder prolongarlo.

Según detalló la Ministra, el acuerdo se entabló entre su Ministerio, el de la ciudad de Buenos Aires, la provincia, el ENACOM, los Ministerios Públicos Fiscales de la Nación, la Ciudad y la Provincia, y las compañías telefónicas.

LEER MÁS: Tensión pre-G20: las siete bombas de Bullrich que no fueron

En esta nota